domingo, 1 de julio de 2012

Moscú, impenetrable para 1.000 misiles y 1.500 aviones


La nueva Fuerza de Defensa Aeroespacial rusa está lista para una eventual guerra
Rusia está lista para repeler un ataque potencial de un millar de misiles de crucero y 1.500 aviones contra la provincia de Moscú en caso de guerra, según informó un alto cargo militar

Así describió la condición de la recién formada Fuerza de Defensa Aeroespacial de Rusia el jefe de Estado Mayor para la Defensa aérea y antimisiles, el general mayor Andréi Diomin. “Mientras, la Novena división de defensa antimisiles es capaz de destruir vehículos de reentrada que lleguen tanto separadamente como en pequeños grupos”, dijo el general mayor durante una entrevista en la emisora Ejo Moskvý (el Eco de Moscú), al ser preguntado sobre un posible ataque nuclear. Además, la Fuerza de Defensa Aeroespacial está preparada para derribar aviones regulares capturados por terroristas, en caso de que amenacen instalaciones de relevancia estratégica, tales como plantas nucleares, unidades de mando militar o gestión administrativa estatal. “Tales decisiones se toman a niveles superiores de mando militar”, detalló Diomin. La Fuerza de Defensa Aeroespacial fue creada en diciembre del 2011 para integrar el potencial de la defensa antiaérea y antimisilística con el de las fuerzas de alerta temprana ante un eventual ataque y control del espacio.
Russia Today en Español, 01-07-2012

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/48216-Mosc%C3%BA%2C-impenetrable-para-1.000-misiles-y-1.500-aviones


Artículo relacionado
¿Rusos con urgencia de defensa antiaérea?

Ambrosio Salazar, vencedor de Sierralumi, hizo de Concepción tumba de 77 invasores y depredadores




Al frente de varias columnas guerrilleras asaltó cuartel improvisado por enemigos en un convento y los aniquiló tras 17 horas de encarnizada batalla

 VICTOR ALVARADO
El fulminante ataque en Marcavalle y Pucará lanzado el 09 de julio de 1882 por la tercera columna del Ejército del Centro, al mando del general Andrés Avelino Cáceres, contra las tropas invasoras del coronel chileno Estanislao del Canto, con un saldo de más de 200 invasores abatidos, estuvo acompañado ese mismo día por otra exitosa incursión en Concepción a cargo de la primera columna, compuesta por soldados regulares y guerrilleros, donde fue aniquilada una compañía completa de 77 invasores y 2 mujeres y un recién nacido que los acompañaban.El ataque a los invasores en Concepción se prolongó por 17 horas, desde las cuatro de la tarde del 9 de julio hasta pasada las 11:00 de la mañana del día siguiente, el 10 de julio, donde emergió la figura del comandante de guerrillas Ambrosio Salazar y Márquez, el vencedor de Sierralumi, como el brillante estratega de la operación militar, gracias a cuya insistencia y tenacidad de guerrero pundonoroso se decidió y ejecutó el ataque, que estuvo a punto de no realizarse.Los patriotas antes de lanzarse sobre Concepción, ocupada por la 4ta. compañía del regimiento Santiago, al mando del capitán chileno Ignacio Carrera Pinto, secundado por el teniente Arturo Pérez Canto y los subtenientes Julio Montt y Alberto Cruz, hicieron, a las tres de la tarde del día 09, un consejo de guerra en el caserío de Lastay, a tres kilómetros de distancia del objetivo, a petición del comandante Ambrosio Salazar, jefe de la columna “Comas”, quien consideraba que este lugar era el flanco desde donde debía atacarse a los invasores.Consejo de guerraEl consejo de guerra se constituyó con los siguientes jefes: coronel don Juan Gastó, quien lo presidía; teniente coronel don Andrés Freyre, primer jefe de la Columna Pucará; teniente coronel don Francisco Carvajal, primer jefe de la Columna Ayacucho; y el jefe de la citada Columna Comas.Ante este planteamiento, el coronel Gastó, jefe de la columna, manifestó que tenía instrucciones de la jefatura superior para mantenerse a la defensiva, sin comprometer combate con el enemigo, y que a su criterio el ataque a Concepción no podría emprenderse por la inoportunidad de la hora (4:00 p.m.), y porque nada se sabía de los planes estratégicos del general Cáceres, empeñado en el sur en atacar el grueso del ejército invasor.El jefe de la Columna Comas expresó su desacuerdo con las expresiones de Gastó y expuso su plan de cumplir las instrucciones superiores que había recibido, en mérito a que disponía la fuerza suficiente que él había organizado en Comas para atacar Concepción y que en el acto procedería a realizar el ataque antes de que el desaliento cundiera en el ánimo de los suyos.
Antes de que Gastó replicara las palabras de Salazar, el sargento mayor Luis Lazo, quien no formaba parte del consejo de guerra, pero que escuchaba a corta distancia las deliberaciones, levantó la voz y dijo: “Señor comandante Salazar, yo lo acompaño en su empresa de ataque, he venido a pelear con los enemigos de mi patria, no a mantenerme a la defensiva”.Las espontáneas expresiones de Lazo sacudieron al coronel Gastó y éste en el acto dio el visto bueno del ataque a la plaza de Concepción y encomendó a Salazar la dirección del mismo, en medio de expresiones de aprobación de los restantes integrantes del consejo de guerra. Los detalles del plan de ataque fueron discutidos en el camino entre Lastay y Concepción por el coronel Gastó y el comandante Salazar, mientras caminaban a la cabeza de sus fuerzas.
En cuanto llegaron a la parte este de la cumbre de la colina que domina a Concepción, la Columna Comas ocupó la falda del cerro León y abrió fuego contra el enemigo para llamar la atención de éste, a fin de permitir que Gastó ejecute un movimiento envolvente y coloque sus fuerzas a espaldas del convento, improvisado como cuartel por la fuerza chilena, y seguidamente encerrarla en un círculo de fuego mediante el ingreso de las fuerzas peruanas por todos los flancos.Las guerrillas de la Columna Comas tenía seguidamente previsto entrar por la izquierda al trote y tomar posiciones entre el camino a Huancayo y el puente de Concepción para cortarle al enemigo la retirada.La Columna Pucará haría su ingreso por la derecha y la Columna Ayacucho lanzaría un ataque frontal. Esta al emprender el ataque recibió un fuego mortífero desde la torre de la iglesia y parapetos del cuartel, siendo herido su primer jefe, el comandante Francisco Carvajal.RepliegueLa Columna Comas, según el parte de guerra de Salazar, fue igualmente recibida a balazos por los invasores desplegados en guerrillas en la plaza y el patio del convento, sosteniendo un nutrido intercambio de balazos por una hora. La acción de Salazar, conforme lo había acordado con Gastó, tenía la finalidad de que éste se introdujese sin ser visto para desembocar por la retaguardia de los invasores. Luego de esto, Salazar debía tomar el flanco derecho de los adversarios, lo cual hizo puntualmente.

Para recordar en blanco y negro: Victoria Sobre el Falso Paquisha.



Para recordar en blanco y negro: Victoria Sobre el Falso Paquisha.