domingo, 18 de marzo de 2012

Stalags, el cómic porno nazi de Israel

El estudio historiográfico de la Segunda Guerra Mundial y de los años del régimen dictatorial nacionalsocialista en Alemania, parece encontrar a menudo una nueva mirada. Recientemente, fueron descubiertos una serie de cómics o historietas tipo "pulp" de origen israelí que trataban al nazismo bajo la luz del erotismo y la pornografía.

Fueron denominadas "Stalags", en referencia a los campos de prisioneros de guerra. Se convirtieron en un subgénero pornográfico de la literatura del Holocausto. El nombre habla del lugar en el que, ya dentro de la trama del cómic, unas voluptuosas y exuberantes agentes de la SS, calzadas con botas de cuero negro, sometían sexualmente a sus prisiones occidentales con látigos y todo tipo de acciones sadomasoquistas.

Estas revistas adquirieron mayor popularidad a comienzos de los años 60, mientras la opinión pública israelí se exponía por primera vez, durante el juicio a Adolf Eichmann, al shock de los testimonios de supervivientes al Holocausto. Fue en ese momento en que esta serie de historietas se convirtieron en best-sellers. Aunque no por mucho tiempo, debido a que los autores debieron sacar de circulación las revistas, como consecuencia de las fuertes y crecientes acusaciones que recibían de hacer propaganda antisemítica.

Tras décadas ocultos, los Stalags fueron motivo de revisiones históricas y hasta de un documental llamado "Stalags – Holocaust and Pornography", del director israelí Ari Libsker.


Un ejército de mujeres ninja entrena en Irán

Mujeres ninja en Irán

Mujeres ninja en Irán

Mujeres ninja en Irán

Mujeres ninja en Irán

Más de 3.000 mujeres entrenan el Ninjutsu en clubes privados bajo la supervisión de la Federación de Artes Marciales de la República Islámica.

El ninjitsu, una de las artes marciales más violentas se ha vuelto muy popular en Irán, donde en los últimos años más de 3.000 mujeres entre los 5 y 55 años entrenan para convertirse en ninjas.


Lo que en Polonia y Rusia dicen del contrato Sistema Aéreo Del Perú



Lo que en Polonia y Rusia dicen del contrato Sistema Aéreo Del Perú.

La última licitación que ha adjudicado al Consorcio Northrop Grumman de los Estados Unidos, Rafael Advanced Defense Systems (Israel) y Bumar Group (Polonia) ha dado mucho que hablar en Polonia y Rusia.
A continuación algunos Links en que se resalta esta noticia.
Polonia:
1.- http://biznes.gazetaprawna.pl/artykuly/603012,bumar_w_zwycieskim_konsorcjum_w...
2.- http://biznes.newsweek.pl/polski-bumar-w-zwycieskim-konsorcjum-w-peru,89534,1...
3.- http://www.polskieradio.pl/5/3/Artykul/566818,Bumar-wyposazy-sily-powietrzne-...
4.- http://dziennikzbrojny.pl/aktualnosci/news,1,1133,aktualnosci-z-polski,bumar-...
5.- http://finanse.wp.pl/kat,1342,title,Bumar-w-zwycieskim-konsorcjum-w-Peru,wid,...
6.- http://m.wyborcza.pl/wyborcza/1,105226,11361697,Milionowy_kontrakt__Rakiety_z...
7.- http://pl-pl.facebook.com/pages/Bumar-sp-z-oo/192312394143328
8.- http://www.bumar.com/aktualnosci/2012/03/bumar-zdobywa-kolejne-rynki-zagranic... (este es uno de los más importantes ya que es del sitio de Bumar)

Rusia
1.- http://bmpd.livejournal.com/180982.html etc

Ejército del Perú : Historia de la Novena Brigada Blindada



Ejército del Perú : Historia de la Novena Brigada Blindada
Pronto...los T-90.

Frontera caliente : Chile apesta

frontera concordia
Mientras el público lee tímidas notas oficiales del gobierno peruano según las cuales en la frontera sur solo ha habido un ingreso no autorizado de militares chilenos al territorio peruano, o un simple mal entendido que se aclara o arregla con notas de prensa, en la práctica los chilenos —con el consentimiento de la fuerza armada peruana— no solamente han entrado a territorio peruano sino que han puesto una alambrada del Hito 1 (que está a 264,5 m de la orilla del mar) hasta la orilla del mar, siguiendo una línea paralela, con lo cual oficializan el despojo del triángulo de Tacna (36 000 m2).
Si esta incursión de militares enemigos y mutilación del territorio peruano no es casus belli, ¿qué es?, ¿para qué mantenemos fuerza armada? Los chilenos han ocupado territorio peruano sin disparar un tiro, y los valientes y gallardos militares peruanos solo han mirado (¿asustados?).
El gobierno y políticos sirvientes de Chile, con el cuento de “no pisar el palito”, dejan que Chile brinque la línea de frontera y se instale en territorio peruano. A ver si el presidente Ollanta Humala se acuerda de la marcha que hizo a Tacna en 2007, cuando los chilenos —coordinando con el gobierno de Alan García— impedían el tránsito de peruanos en el triángulo de Tacna, pero aún no se atrevían a marcar presencia en suelo peruano, como lo acaban de hacer.
Esto pasa por no entender que las inversiones de Chile en el Perú y la acción de su fuerza armada son dos aspectos inseparables y solidarios del proyecto de dominación que ejecuta Chile. Muchas personas prudentes advirtieron que permitir la entrada al Perú de capitales de un país enemigo iba a aumentar la vulnerabilidad del Perú y no se les escuchó; más pudo la coima que venía del extranjero. Ante la grave situación actual, quisiéramos escuchar qué dicen los traidores a la patria y ladrones que permiten la implantación y asentamiento de empresas del enemigo chileno.
He aquí los frutos de la política de "cuerdas separadas". Si no se revierte pronto esta invasión no resistida, Chile no necesitará esperar el fallo de La Haya; sea cual fuere la sentencia, ya está en posesión del territorio que, desde un punto al norte de Concordia y ajeno al tratado de 1929, le permite trazar hacia el mar peruano la línea paralela que coincide con su usurpación.
De tiempo atrás Con nuestro Perú y algún otro medio de información habían pedido que se pusiera una alambrada de púas del punto Concordia al Hito 1 y hasta el Altiplano. Como el gobierno de Ollanta Humala no lo hizo, ahora Chile tomó la delantera; y así la alambrada chilena está en territorio peruano (no en la línea divisoria), lo que por el momento consagra la ganancia territorial de Chile.
Mientras, el responsable de esta pérdida territorial es el presidente Ollanta Humala. Que deje de lado perjudiciales tratos personales con Sebastián Piñera, expulse a asesores traidores y con alambre de púas restablezca inmediatamente la línea fronteriza según el Tratado de 1929. No hacerlo es trabajar para Chile. El pueblo peruano ha elegido a Ollanta Humala para defender y mantener la integridad territorial del Perú, no para entregar territorio peruano al enemigo chileno.
¡Queremos ver la alambrada peruana!
Leamos.
Carabineros y Alambrado
Por Enrique Chávez
El desborde de minas antipersonales fue aprovechado por el gobierno chileno para alambrar su versión de la frontera.
En las inmediaciones del emblemático Hito 1, en la frontera entre Perú y Chile, se respiran aires nuevos y cargados. Acaba de ser instalada una franja de alambrado de aproximadamente un kilómetro. Cuando al mediodía del martes 13 el corresponsal gráfico de CARETAS se acerca a los policías peruanos apostados, de inmediato arranca la camioneta de carabineros del lado chileno y un par de efectivos se acercan a averiguar sobre las visitas.
El alambrado es consecuencia del reciente incidente ocurrido con las minas antipersonales y antitanque que datan de la dictadura de Augusto Pinochet. Las lluvias del altiplano provocaron la inundación del Río Seco y el “afloramiento” de más de 150 minas. En consecuencia, el gobierno de Sebastián Piñera cerró durante dos días la frontera, entre el 21 y 23 del pasado febrero (CARETAS 2220). El ministro de Defensa, Andrés Allemand, supervisó los trabajos.
La Convención de Ottawa es el instrumento internacional que compromete a los países a eliminar todas las minas antipersonales para 2020. Mientras tanto, sus previsiones incluyen alambrados como el que ahora delimita en la práctica la frontera binacional.
El detalle importante se encuentra ahí, en el último tramo del alambrado, en el espacio que va del Hito 1 a la orilla.
Para Chile, la frontera terrestre culmina en el Hito 1. Según la posición del Perú, termina en el Punto de la Concordia, a 264 metros y medio, donde las olas lamen la arena. La diferencia es sustancial en la controversia de delimitación marítima que sigue su curso en la Corte Internacional de La Haya.
En ese tramo final el alambrado ha sido instalado en el sentido del paralelo, lo que refleja la postura chilena. Por el contrario, el Perú sostiene que la frontera marítima se define por la línea bisectriz de ambas costas.
Con un delicado proceso jurídico en marcha, este alambre viene lleno de púas.


El sábado 3 de marzo el presidente Ollanta Humala ofreció su única declaración al respecto, cuando respondió a un periodista que le preguntó si se había “desplazado” el Hito 1. “No se ha corrido ningún hito”, desmintió. “Lo que nos preocupa son las minas que se puedan haber pasado al territorio nuestro”.mapa punto concordia hito 1
El gobierno peruano prefirió no hacer olas públicas pero tampoco se ha quedado de brazos cruzados. En los últimos días, el canciller Rafael Roncagliolo asistió a una sesión reservada de la Comisión de Relaciones Internacionales del Congreso. Con el mismo secreto se reunió la Comisión de Defensa.
Adicionalmente, Roncagliolo sostuvo entrevistas a puerta cerrada con los principales dirigentes políticos del país, entre los que se cuentan el ex presidente Alejandro Toledo y la lideresa del PPC, Lourdes Flores Nano. Trascendió que su objetivo era garantizar un frente unido ante lo que en el gobierno se considera una invitación para pisar el palito. O el alambre.
Lo que se conoció en los medios fue que el Perú envió una nota de protesta el 24 de febrero por la presencia de militares chilenos en territorio peruano cuando hacían sus trabajos el día anterior.
Los términos del comunicado de prensa, pues no se dieron a conocer exactamente los de la nota enviada a Relaciones Exteriores de Chile, se cuidan de no aludir directamente al alambrado:
“El día 23 de febrero, personal técnico peruano desplazado a la zona pudo constatar la presencia de efectivos chilenos en un área de territorio peruano, entre el Hito No. 1 y la orilla del mar, realizando labores de señalización del curso del deslizamiento que alcanzó territorio del Perú. En esas circunstancias, y tratándose de un ingreso no autorizado de personal militar extranjero, el Gobierno del Perú ha entregado una nota de protesta al Gobierno de Chile el día 24 de febrero. En la nota entregada se deja claramente señalado que las labores realizadas por efectivos chilenos no prejuzgan ni afectan la soberanía y jurisdicción del Perú ni el límite establecido en virtud del Tratado de 1929 y los trabajos de la Comisión Mixta de límites en 1929 y 1930”.
La respuesta chilena de ese mismo día tenía que ser leída entre líneas:
“La señalización de áreas de riesgo [nota de edición: se refiere al alambrado] y la determinación de una zona de exclusión, mediante tareas que han concluido en el terreno, constituyen una expresión del cumplimiento de las obligaciones internacionales en el territorio y los espacios marítimos sujetos a soberanía, jurisdicción y control de nuestro país, conforme al Tratado de 1929 y demás tratados limítrofes que vinculan a ambos países”.
Es decir, en ese orden de ideas, el alambrado se encuentra en territorio chileno.
En la nota, el Perú reitera que no acepta la disposición del alambrado y la desvincula del proceso ante La Haya, cuya fase oral comenzará antes de fin de año.
“Es una provocación tonta en la medida que no tiene ningún efecto jurídico”, confía una fuente familiarizada con la controversia. “Una provocación patriotera con la que se pretende levantar reacciones. Es una actitud hostil y les faltó elegancia. Parece la orden de un generalote”.
Quien no solicita la reserva de su identidad es Gina Lombardi, presidenta de la Benemérita Sociedad de Auxilios Mutuos de Señoras de Tacna. Explica que el colectivo “se fundó hace 116 años, en los días del cautiverio, y por eso hemos saltado hasta el techo”.
De armas tomar, las señoras tacneñas visitaron varias veces la zona y Lombardi confirma que “si nos paramos en el Hito 1 y miramos frente al mar, de acuerdo a la curva formada con el Punto Concordia, el alambrado se encuentra en territorio peruano”.
Roncagliolo recibió a Lombardi y una delegación de la Benemérita el lunes 12. Al día siguiente conversaron con el embajador tacneño Hugo de Zela. “Aducen que debemos estar tranquilos porque caso contrario se podría terminar por dilatar el proceso en La Haya. Hemos propuesto llamar al embajador peruano a consultas pero el canciller respondió que es un tema muy delicado. Estamos indignadas”.
Según informó la intendenta de la región Arica-Parinacota, Ximena Valcarce, las minas fueron retiradas entre los hitos 1 y 14 pero reveló que aún quedan unos 20 mil explosivos activos en la frontera. La creación de dicha región fue, por cierto, el detonante que motivó la presentación de la demanda ante La Haya (CARETAS 1960).
La permanencia de las minas es sintomática del estado de las relaciones bilaterales. En el reciente gabinete binacional celebrado con Ecuador en Chiclayo, ambos países se comprometieron a acortar lo que queda del proceso de desminado y tener la frontera “limpia” para 2016.
El ex ministro de Defensa Roberto Chiabra lamentó que el Perú cumpliera con sus compromisos de desminado desde el año 2001 mientras que Chile adujo “que no contaba con financiamiento” para las tareas. “El de las minas es el recurso más traicionero que pueden utilizar unas Fuerzas Armadas”.
Luego del desborde del río, organizaciones sociales e indígenas del país del sur criticaron al gobierno por “el lento cumplimiento” de la Convención de Ottawa.
“Las intensas lluvias del altiplano no son la cuestión principal”, aclara el comunicado, “sino que se está viviendo la consecuencia de la política de guerra y enemistad que Chile mantuvo en el tiempo en el cual diseminó el territorio con minas antipersonales y antitanques. A este respecto, tenemos la convicción que mientras no se cambie la lógica bélica en la región, las minas antipersonales seguirán siendo una inminente amenaza para todos los habitantes que vivimos y transitamos en las áreas fronterizas”.
Y tienen toda la razón.
Caretas, edición 2223, Lima 15-03-2012

Artículos relacionados
Traición en la frontera




Punto Orilla del Mar-Hito N.º 1


mapamarPor Juan Carlos Herrera Tello* 

Recientemente hemos conocido gracias a las Instituciones Patrióticas de Tacna, la invasión de territorio que se considera peruano no porque a nosotros se nos haya ocurrido, sino que un tratado expreso así lo grafica con claridad y se ha delimitado así la frontera terrestre común con Chile.
El gobierno chileno con su Ministro de Defensa supervisando las obras del alambrado ha realizado un acto contrario al Tratado de 1929 que ambos países suscribieron para voltear la página de la guerra que nos enfrentara en 1879.
Haciendo una interpretación unilateral de lo que Chile considera suyo, en detrimento de un territorio que es peruano, nos encontramos ante una situación análoga ocurrida en 1884 cuando Chile interpretando a su modo el Tratado de Ancón de 1883, también se anexó la provincia de Tarata. El Tratado de Ancón de 1883 en el artículo tercero establece con claridad que los territorios de Tacna y Arica se incorporaban a las leyes de Chile por un plazo de 10 años, después de los cuales un plebiscito decidirá la nacionalidad de esas provincias.
En ningún momento se tocó el tema de Tarata una provincia limítrofe con Tacna creada en 1878, sino que usando ardides sobre las cuencas hidrográficas de la zona se determinó unilateralmente por parte de Chile que un río que era el que menos tributaba al Sama era la continuación de la frontera provisional fijada por el Tratado. De tal manera que Chile, se anexó 637 km2 en los cuales se encontraban los distritos de Tarata, Tarucachi y Estique que, como ya hemos dicho, pertenecían a la provincia de Tarata.
Tuvo que darse el Fallo Arbitral del Presidente Coolidge en 1925 para que culmine la arbitrariedad, y es así como el Laudo culmina, respecto a la denominada Cuestión Tarata: “El árbitro decide que ninguna parte de la provincia peruana de Tarata está incluida en el territorio a las disposiciones a que se refiere en el artículo tercero del Tratado de Ancón; que el territorio al cual se refiere el artículo tercero es exclusivamente el de las provincias peruanas de Tacna y Arica, tal como existían en 20 de octubre de 1883; y que la frontera norte de aquella parte del territorio comprendida por el artículo tercero, que se hallaba dentro de la provincia peruana de Tacna, es el río Sama”. Así con esta contundente argumentación Tarata es entregada el 1º de setiembre de 1925 al Perú.
Ochenta y siete años después Chile nos ofrece su mismo recurso, sin título alguno más que su voluntad, sin mediar una previa coordinación con el Perú sobre un territorio que desde ya tiene el carácter de una interpretación diferente por cada país, simplemente lo toma y hace ver a la comunidad internacional su intransigencia.
Uno de los supuestos títulos de Chile o de su antojadiza interpretación, es que el Perú bajo una ley emanada de su Congreso estableció que la línea de frontera nace en el hito N.º 1. De ser esto exacto, entonces desde el hito 1 hasta el mar faltaría por delimitar la frontera terrestre común.
El Perú enmendó el error hace algún tiempo, antes de la presentación de la demanda por los límites marítimos. ¿Si el Perú cometió un error en su legislación esto acaso es fuente de derecho?, ¿Puede acaso una norma emanada por un Congreso, variar lo aprobado por dos Congresos? Y por último, ¿En qué legislación de nuestro planeta los errores generan derecho?
Fue Chile el autor de la solución de cómo delimitar la frontera con el Perú de tal manera que la línea fronteriza se encuentre siempre a 10 kilómetros de la línea del ferrocarril de Arica a La Paz y para ello basta leer un libro fundamental de esta materia, es el caso de “Historia de las Fronteras de Chile: Los Tratados de Límites con Perú” donde el historiador chileno Guillermo Lagos Carmona hace un análisis de acuerdo a los papeles oficiales de la comisión demarcadora de su país sobre el primer hito:

“El 28 de Abril de 1930 el Ministro Barros Castañón le dio al delegado Brieba la siguiente instrucción:

Para fijar este punto; se medirán 10 km desde el primer puente del ferrocarril de Arica a La Paz sobre el río Lluta, en dirección hacia el norte, en la pampa de Escritos, y se trazará, hacía el poniente, un arco de 10 km de radio, cuyo centro estará en el indicado puente y que vaya a interceptar la orilla del mar, de modo que, cualquier punto del arco, diste diez km del referido puente del ferrocarril de Arica a La Paz sobre el río Lluta. Este punto de intersección del arco trazado, con la orilla del mar, será el inicial de la línea divisoria entre Chile y el Perú.

Se ordenaba colocar un hito en cualquier punto del arco lo más próximo posible al mar, pero donde quedara protegido de la destrucción del mar. Así quedó resuelta la divergencia. El hito 1 está en posición se encuentra en 18° 21¨03”.
Así se entiende entonces que es el Punto en la Orilla del Mar, lugar donde debió colocarse un hito, pero por razones naturales este podría ser destruido por el clima de la zona y se decidió entonces colocar el primer hito en un lugar protegido.
El Comunicado de Prensa 002-12 de la Cancillería dice con toda claridad que no hay elemento extranjero en territorio peruano, y eso es muy posible, pero además se necesita saber si nuestro territorio y por ende nuestra soberanía ha sido afectada por el alambrado que corre con el paralelo y no con el arco trazado por la Comisión Demarcadora de Límites de 1930. El señor que dice que es nuestro Canciller debería de ser más claro y menos timorato. Ya “Caretas” en su edición del jueves 15 de marzo nos informa que el cerco invade territorio peruano, lo cual resulta un hecho gravísimo.
Si hay una controversia en torno a este asunto, entonces entramos a una nueva cuestión de límites internacional, esta vez de un asunto de frontera terrestre, y para dilucidarlo el Tratado de 1929 dice que lo resuelve el Presidente de los Estados Unidos. El Perú tiene sus títulos muy sólidos, especialmente los que dice un Tratado internacional, y lo único que busca este accionar del gobierno chileno, es solo gravitar en el Proceso Internacional que tenemos con ellos ante La Haya por la frontera marítima.
Si lo que Chile busca es entorpecer el proceso de La Haya, el Perú no puede caer en esa provocación, pero tampoco desinformar a la población, porque cuanto más informados estemos sobre asuntos de esta naturaleza más podremos confiar en nuestra Cancillería y sus profesionales. Esto pues no es un asunto polvoriento “destinado a una biblioteca” como alguna vez dijo el señor Allan Wagner, nuestra soberanía y nuestro legado territorial es y será siempre un tema actual y un tema nacional.