jueves, 28 de abril de 2011

Transmisión de la boda real entre el Príncipe Guillermo y Kate Middleton [¡EN VIVO - EN DIRECTO!]

Enlace

Humala se reune con César Acuña

Candidato ofrece apoyo a los gobiernos locales. Tras su cita con el alcalde de Trujillo, el candidato de Gana Perú afirma que ambos tienen coincidencias en la defensa de los valores democráticos.

El candidato presidencial de Gana Perú, Ollanta Humala, aprovechó una visita fugaz a la ciudad de Trujillo para continuar con su búsqueda de apoyo político de cara a la segunda vuelta.

Tras una aparatosa bienvenida en el aeropuerto local, Humala se dirigió a la municipalidad provincial para conversar con el alcalde y líder de Alianza Por el Progreso, César Acuña. Ambos dialogaron por 15 minutos, lo suficiente para que el candidato presidencial saliera ante los medios afirmando que comparte con el dirigente local “la defensa de la democracia”.

“El único acuerdo (con Acuña) es en el tema de los valores y la democracia”, afirmó el líder nacionalista, que no especificó si obtuvo respaldo concreto a su candidatura, pero sí destacó la “generosidad” del alcalde por haberlo recibido.

“Hemos hablado sobre la problemática de la región y la provincia. Hemos coincidido en la defensa de la democracia y de los valores de los peruanos. Además, he expresado mi apoyo incondicional a todos los gobiernos locales y regionales si es que el pueblo nos da la confianza”, subrayó.

Interrogado por la prensa sobre la denuncia hecha por el el líder de la Alianza Por el Gran Cambio (APGC), Pedro Pablo Kuczynski, de que la campaña de Humala en el 2006 fue financiada por el mandatario venezolano Hugo Chávez, el líder nacionalista calificó como una patraña la acusación.

“Esto es una patraña –respondió– y no nos distraigamos de la campaña electoral”.

Aunque todavía no está resuelto a qué candidato apoyarán los partidos de la APGC, y a sabiendas de que La Libertad es uno de los 7 departamentos que se le resistieron en primera vuelta electoral, Humala aseguró que respeta las decisiones de los partidos. Con esta afirmación también se refirió a la posición de Alejandro Toledo (Perú Posible) de no votar por ninguno de los candidatos en carrera y de sancionar con la expulsión a sus militantes si hacen campaña por alguno de ellos.

Humala comentó el supuesto cambio de plan de gobierno de la candidata de Fuerza 2011, Keiko Fujimori.“Si lo está cambiando, en buena hora la felicito, porque está pegándose más al nacionalismo”, dijo con ironía.

Luego, reiteró su compromiso de hacer cambios graduales y con el consenso de las fuerzas parlamentarias. Si bien manifestó que el plan de gobierno de Gana Perú es “perfectible”, no quiso hablar de errores, sino de puntos de vista diferentes.

Asimismo, descartó que quiera implantar impuestos vehiculares o uno de tipo regional a las planillas, y resaltó el reciente apoyo brindado por el Banco Mundial al impuesto a las sobreganancias mineras que propone.

Y, sin perder ocasión de mostrar su espíritu de apertura, indicó que su partido está convocando a personalidades e intelectuales para que den “más solidez” a sus propuestas, aunque no precisó nombres.

En Chimbote, donde por la noche presidió un mitin, Humala insistió en la necesidad de aprobar el impuesto a las sobreganancias mineras y mejorar la distribución de la riqueza.

Incidentes a su arribo a Trujillo

1] El caos fue la nota preponderante en el recibimiento que tuvo Ollanta Humala en el aeropuerto de Trujillo. Lo que iba a ser una improvisada rueda de prensa a las afueras del terminal se convirtió en un cúmulo de empujones e insultos a los periodistas, algunos de los cuales fueron agredidos por simpatizantes de Humala. En medio de la avalancha y mientras se escuchaban gritos como “prensa pagada” o “la prensa ataca a Humala”, el candidato no alcanzó a dar declaraciones.

2] Tampoco se reunió, como tenía previsto, con representantes de la Coordinadora regional de Mujeres de La Libertad. A su salida del municipio, Humala improvisó un mitin subido a una camioneta, desde donde pidió “no permitir el regreso al pasado”, votar “por la democracia”, además de prometer combatir la delincuencia.

Por: La Republica

Los días que la candidata Keiko Fujimori convivió junto al Dr. Montesinos en el SIN

El escritor Luis Jochamowitz recrea los escenarios siniestros en los que el ex presidente crió a sus hijos. El 91 y el 92, cuando ocurrieron los atentados de Barrios Altos y La Cantuta, Keiko Fujimori vivía en el SIE, el alma máter de los perpetradores.

Por Edmundo Cruz y Jonathan Castro.

“La investigación de la relación Fujimori-Montesinos se ha centrado en los aspectos delictivos, en las pruebas judiciales y el dinero en juego, pero todo eso está montado sobre una base emocional. ¿Cuál es el secreto de esa relación? No se conoce, porque ambos han guardado silencio sobre este punto”, advierte el periodista Luis Jochamowitz, autor del libro Vladimiro, vida y tiempo de un corruptor.

Lo que sí se conoce y se ha investigado son los escenarios de convivencia donde esa relación se empezó a construir, incluida toda la familia Fujimori. Jochamowitz ha realizado el estudio más acucioso sobre la convivencia en el SIN (Servicio de Inteligencia Nacional), el escenario donde el dúo llegó a la cumbre de su poder.

¿Cómo fue ese trabajo, Luis Jochamowitz?

–Fui al SIN en el 2001. Hacía varios años que la dupla ya no vivía allí, el régimen había caído. Me sentí un arqueólogo. Los arqueólogos van a un sitio que no tiene vida, que ha sido abandonado, y de la observación deducen qué sucedió.

¿Qué encontró?

Una escalera de ingreso de una ostentación asombrosa. Con detalles demoníacos, un pasamanos tallado con incrustaciones de cobre y bronce, un trabajo de artesanía carísimo. Imaginar que el Estado peruano gastara tanto dinero en tallas de pasamanos para una oficina militar era absurdo.

¿Dónde montaron la residencia para la familia presidencial?

En el segundo piso. A la mano derecha se construyó el ala de los Fujimori y a la mano izquierda estaba el ala burocrática. Montesinos tenía oficina, dormitorio, baño privado con mayólica negra, teléfono en la ducha y televisión. Más una habitación abarrotada de maletas con ropa que compraba compulsivamente y ni siquiera abría.

¿Quién la construyó?

Ha debido ser un arquitecto militar, por el tipo de instalaciones. Pero se hizo con la participación de Fujimori. El baño era un exabrupto, un caso extraño de boato y despliegue medio romano. El cuarto de gimnasia de Kenji era el espacio más grande del segundo nivel con piso de parquet. Se hizo un solarium misterioso. El solarium es un lugar donde cae el sol y en realidad todo lo que no tenga techo es un solarium, pero en este caso fue construido ex profeso.

¿El dormitorio de Montesinos estaba distante de la habitación de la candidata Keiko?

Estaba cruzando el pasadizo a lo ancho. No deben ser más de 10 metros. Pero, la distancia no es tan significativa, lo que cuenta es la convivencia cercana, diaria.

Se sabe que la construcción se decidió el 13 de noviembre, el día que el general Jaime Salinas Sedó intentó derrocar al régimen.

Lo cierto es que el proyecto fue hecho a gran velocidad, coincidió con el traslado masivo de personal al SIN y la compra de una flota cuantiosa de automóviles, fue una cosa acromegálica. Convivieron unos 3 años. Fue el momento de mayor intensidad en la relación de Montesinos y Fujimori, pero parece ser que se produjo un hartazgo del uno con el otro, quizás más de Montesinos hacia Fujimori.

¿Qué pasó?

Habrán pensado: ya es suficiente, ya hicimos lo que teníamos que hacer. O se cansó el uno del otro. Esa es la sensación que recogí de la gente. Pero, ninguna de las dos partes ha contado los pormenores, no digamos los grandes crímenes, los desfalcos, sino los detalles. Pregúntenle a Keiko dónde almorzaban, si veía a Montesinos todos los días, si las propinas del tío Vladi eran de 100 o 20 soles.

Mafia hurtó 1.000 millones de soles a Caja Militar en el gobierno de Fujimori

Ni un solo centavo se ha conseguido recuperar de lo que se llevaron. Son más de 500 los procesados por los actos de corrupción, entre ex ministros del régimen de Fujimori, ex miembros de la cúpula militar y otros.

María Elena Hidalgo.

La defensa legal de la Caja de Pensiones Policial Militar calcula en aproximadamente 1.000 millones de soles el monto desfalcado por la organización criminal encabezada por el ex asesor del presidente Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, e integrada por la cúpula de las Fuerzas Armadas y un cogollo de empresarios mafiosos.

Ni un centavo de los fondos expoliados ha sido recuperado hasta el momento, lo que explica en gran parte por qué la Caja Militar se encuentra en una situación de colapso.

“La Caja Militar ha sido una de las instituciones más afectadas por la corrupción durante el gobierno de Fujimori, sin embargo prácticamente no se ha conseguido retornar ni un solo sol de lo que se robó”, informó Robert Meza, abogado de la Caja Militar.

La Procuraduría Ad Hoc del Caso Fujimori-Montesinos reportó que son 21 los casos judiciales relacionados con el desfalco a la Caja Militar y que dichos procesos involucran a alrededor de 500 personas, entre ex ministros del fujimorato, ex altos jefes militares, testaferros de Montesinos y una red de banqueros, financistas, brokers y empresarios vinculados con el ámbito de la construcción y la hotelería.

Business are business

El negociado más cuantioso que afectó los fondos de la Caja Militar es un préstamo ilegal que concedió esta entidad a favor de la compañía constructora Gessa Ingenieros, entonces gerenciada por Alberto Espantoso Pérez, por US$ 42 millones. El daño causado a la Caja Militar asciende a los 469.7 millones de soles, de acuerdo con la defensa legal de la institución.

Colima, la empresa de Luis y Wilfredo Venero Garrido, hermanos del testaferro de Montesinos, Víctor Venero, obtuvieron un crédito ilícito que representó una pérdida de 98 millones de soles.

La Caja Militar espera ganar estos juicios para recuperar en algo el dinero birlado por la mafia. Pero ha tenido reveses.

En un fallo sin precedentes, en el 2009 la Corte Suprema consideró que no hubo delito cuando la compañía Sagitario, de la familia Wiese Moreyra, le vendió a la Caja Militar por US$ 7.2 millones un terreno que seis meses antes había valorado en US$ 900 mil.

En esta operación participó Víctor Venero, pero la justicia concluyó que no hubo corrupción, lo que representó una gran pérdida económica para el organismo pensionario. “Esperamos recuperar en algo lo que robaron con los 17 casos que están en proceso judicial”, dijo Robert Meza.

Cifras

  • 469.7 millones es lo que perdió la Caja Militar debido al préstamo ilegal que le hizo a la firma Gessa Ingenieros.
  • 527 es el número de procesados por la veintena de casos relacionados con la corrupción en la Caja Militar.
  • “La Caja Militar fue la entidad más expoliada”
  • “La Caja de Pensiones fue virtualmente desmantelada durante el gobierno de Fujimori por una mafia que concertó el robo sistemático de los fondos y bienes con grandes empresarios”, dijo el procurador Pedro Gamarra Johnson.
  • ”El operador principal era Vladimiro Montesinos que controlaba a los militares y policías que administraban la Caja Militar. Montesinos los presionaba para que aprobaran negocios que presentaban empresarios por intermedio de Víctor Alberto Venero. El que cobró las comisiones a los empresarios era otro testaferro, Juan Valencia Rosas”, explicó Gamarra.

En el caso de Juan Carlos Hurtado Miller, éste logró que Vladimiro Montesinos convenciera a los directivos de la Caja Militar para que aceptara como pago por una deuda de US$ 9 millones un terreno que valía cinco veces menos. Hurtado Miller aprovechó su condición de candidato fujimorista a la alcaldía de Lima para pedirle el favor a Montesinos, quien se lo concedió rápidamente. Ex directivos de la Caja admitieron ante la justicia que la orden efectivamente provino de Montesinos.

La corrupción en el régimen fujimorista aumentó la pobreza extrema

ALBERTO FUJIMORI

Un diagnóstico de la Iniciativa Nacional de Anticorrupción (INA) sobre la corrupción sistémica durante el gobierno de Alberto Fujimori desdice la calidad de crecimiento económico que hoy usa como activo la candidata Keiko Fujimori.

Por: Martín Hidalgo

El estudio, elaborado en el 2001 a pedido de Valentín Paniagua, presidente de la transición a la democracia, revela que debido a la corrupción entre 1998 y 2000 el PBI no creció US$ 697 millones, lo que en la suma de los dos gobiernos fujimoristas significó una pérdida de US$ 1.800 millones.

En términos de impacto a la pobreza, no se crearon 163.706 puestos de trabajo y 155.400 personas no salieron de la pobreza. Según el sociólogo de Proética, Samuel Rotta, dichas brechas identificadas en el Perú demuestran que la corrupción en el régimen fujimorista incidió claramente en los altos niveles de pobreza que afrontó el país.

Según los cálculos de la CEPAL, en el 2000 el Perú mostró una de las reacciones más bajas de la región, lo cual desbarata la calidad del crecimiento que los fujimoristas aseguran haber tenido.

“La gente ha olvidado que después del ‘fujishock’ el nivel de pobreza en el país subió en 10 puntos”, sostiene Samuel Rotta.

Según el balance de la procuraduría anticorrupción, Alberto Fujimori saqueó US$ 6 mil millones de las arcas del Estado.

¿A dónde fue a parar todo el dinero destinado para los más de cien mil pobres? En un documento judicial, el ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos cuenta que parte de ese dinero sucio se usó para pagar los estudios de Keiko Fujimori.