domingo, 30 de enero de 2011

Toledo dice que no dijo lo que dijo - Contradicciones de Don Alejandro Toledo

Costosa improvisación de Alejandro Toledo

Por: Federico Salazar

El candidato a la presidencia Alejandro Toledo ha desatado una polémica por sus declaraciones a la prensa extranjera. Una polémica en la que participa él mismo con dos posiciones, una a favor y otra en contra.

Ante la prensa extranjera Toledo dijo que había que “poner un ojo analítico” a la despenalización de la droga. “Nunca he dicho que estoy a favor de la despenalización del consumo de drogas” dijo, un día después, ante la prensa nacional.

De “poner ojo analítico” pasó a “condeno el narcotráfico y el consumo de drogas” en 24 horas.

El candidato revela, simplemente, su falta de preparación y estudio de los temas que él mismo plantea en la agenda electoral.

Es cierto que nunca dijo que estaba a favor de la despenalización del consumo de drogas. Es obvio, sin embargo, que las dos declaraciones provienen de posiciones distintas y entre sí contradictorias.

Por otro lado, condenar la despenalización del consumo de drogas es un despropósito. En el Perú el consumo de drogas no es ilegal ni, menos, criminal.

El candidato Toledo revela, pues, que habla de cosas que no sabe. Esto es más grave que la discusión misma.

Lo mismo debe decirse de sus posiciones sobre el aborto. “Nadie puede permitir que un ser humano nazca, de repente, en circunstancias forzadas. Los individuos tienen derecho a optar…”, dijo ante la prensa extranjera.

Ante la prensa nacional, en cambio, restringió la opinión al caso de la mujer violada. “Esa mujer tiene la libertad para escoger lo que quiere hacer con su cuerpo”, aclaró.

El ex presidente Toledo se vuelve a equivocar. Los individuos tienen derecho a optar, pero no por sobre la vida de otros individuos. La Constitución considera al concebido como sujeto de derecho. Es decir, ningún individuo tiene derecho a decidir sobre su vida.

Si el ex presidente hubiera estudiado el tema, sabría que tendría que haber planteado una reforma constitucional al respecto. La legislación peruana es clara y no legaliza el aborto por violación.

Podemos discutir sobre si eso es justo o no, y para quién, pero no podemos desconocer el ordenamiento legal y constitucional. Más aún, si se pretende conducir la política nacional.

Tanto en sus declaraciones iniciales como en sus declaraciones posteriores el candidato Toledo pone en evidencia que no hizo su tarea. No estudió los temas de los que cree es importante hablar.

No sabemos si esto tendrá o no un impacto electoral. Lo que sabemos es que la improvisación en la campaña es mala, y es mucho peor en una eventual gestión gubernamental.