viernes, 17 de diciembre de 2010

Bolivia y Chile enfrentados por polémico video


“Los estamos esperando, chilenos”, es la frase detonante al final de la grabación que ya fue retirada de la web oficial del ejército boliviano debido a la polémica que ha despertado en Chile.

La página oficial del ejército militar www.ejercito.mil.bo ahora deshabilitada subió el vídeo hace unos días, donde se incluyen imágenes de ejercicios bélicos, el sonido de marchas militares y mensajes como “Viva Bolivia hacia el mar” y “Los estamos esperando, chilenos”.

“Estamos analizando qué ha pasado. Este es un link (enlace) que estaba en la página del Ejército hacia Youtube. En poco más tendremos una repuesta oficial”, dijo el portavoz del ejército, Reynaldo Vera a Efe.

El Gobierno chileno desestimó referirse a la divulgación y se enfocó en destacar la posibilidad de avanzar en una agenda común, pese a ambas naciones tienen rotas sus relaciones diplomáticas desde 1978.

La filmación es sacada a la luz un día antes del encuentro bilateral que sostendrán el presidente chileno, Sebastián Piñera, y su par boliviano, Evo Morales, en la cumbre del Mercosur que tendrá lugar mañana en Foz de Iguasú, Brasil.

CHILE RECHAZA LA DEMANDA HISTORICA DE BOLIVIA DE UNA SALIDA AL MAR POR UN ENCLAVE MARITIMO CON SOBERANIA

CHILE NO CONCEDERA A BOLIVIA UN ENCLAVE CON SOBERANIA
El gobierno chileno rechazó las propuestas para dar una salida al mar a Bolivia que impliquen dividir en dos a Chile, aseguró el ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno.
"Las alternativas que significan dividir el país en dos nos parece que no son las que van en beneficio de Chile", dijo Moreno en una entrevista difundida por Televisión Nacional.


La postura del Ejecutivo de Sebastián Piñera busca "analizar todas las soluciones que le entreguen a Bolivia el mejor acceso al mar, pero siempre velando por los intereses de Chile, y ese interés nunca estará en dividir al país en dos", recalcó el canciller.
Una de esas propuestas, hechas en el gobierno de Michelle Bachelet, consistía en conceder a Bolivia un enclave sin soberanía en el litoral de la región de Tarapacá, en un área comprendida entre la Quebrada de Camarones y la ciudad de Iquique, al norte de Santiago.
Se trataba de una cala deshabitada en la que se podría construir un puerto para la salida de minerales de hierro y litio de Bolivia, así como una zona turística.
Al llegar a la presidencia, Piñera frenó esta propuesta y prefirió apostar por dar a Bolivia un corredor sin soberanía al norte del río Lluta, una franja de siete kilómetros entre la frontera con Perú y la ciudad chilena de Arica.
Chile considera un corredor sin soberanía para Bolivia .
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, consideró posible una solución a la histórica demanda boliviana de una salida al mar con la cesión de un corredor sin soberanía al norte del río Lluta.
De acuerdo con informaciones publicadas por el diario "La Tercera", el gobierno chileno no está de acuerdo con la entrega de un enclave marítimo a Bolivia.
Piñera frenó la oferta de un enclave marítimo que su predecesora, Michelle Bachelet, pretendía firmar con Bolivia.
Se trataba de una idea que habían trabajado ambos países desde 2007: la posibilidad de un enclave boliviano sin soberanía en el litoral del país, al sur de la quebrada de Camarones y al norte de la ciudad de Iquique.
A mediados de 2009, Bolivia envió a la zona a un equipo técnico para ver en terreno las condiciones de este enclave, y dejó de manifiesto su interés por avanzar en este mecanismo.
Bolivia pedía cerca de 400 kilómetros cuadrados de territorio, un muelle para la exportación de minerales y la posibilidad de construir una zona urbana y turística en el lugar.
De acuerdo con fuentes oficiales, el problema de esa fórmula de enclave es que no tenía especificada la conexión de dicho lugar con Bolivia ni tampoco su proyección en el mar (12 millas de mar territorial y 200 millas de zona económica exclusiva que pertenecen a Chile).
Ni esa ni otras fórmulas parecidas figuraron en las conversaciones con Bolivia, que tuvieron lugar en La Paz entre delegaciones de ambas naciones el 14 de julio pasado.
Bolivia reclama una salida al Pacífico desde que, junto a Perú, fue derrotada en la Guerra del Pacífico (1879-1883), cuando ambos países perdieron miles de kilómetros de territorio y costas a manos de las fuerzas chilenas.
Al ser consultado sobre la posición del gobierno, el canciller Alfredo Moreno no quiso referirse a este tema, pero explicó en una entrevista televisiva que la fórmula de entregar un enclave a Bolivia no era la mejor porque dividía al país.
"Con Bolivia, nosotros queremos buscar todas las soluciones que cooperen con el acceso mejor de Bolivia al mar, pero siempre buscando el interés de Chile. Y el interés de Chile nunca va a estar en algo que divida al país en dos", precisó.
"Lo que buscamos es que el pueblo boliviano y el pueblo chileno estén mejor después del acuerdo y no peor", sentenció Moreno.
Trascendió que el gobierno apuesta a llegar a acuerdo con Bolivia, pero esperaría a que se resuelva la demanda marítima de Perú ante el Tribunal Internacional de La Haya y que Chile finalmente sortee en buenos términos ese litigio.
Mientras tanto, Santiago intentará seguir construyendo confianzas con su vecino sobre la base de avances concretos en el resto de la agenda de 13 puntos con La Paz, que incluye una variedad de temas, entre ellos, el reclamo marítimo boliviano.
Piñera ha ordenado avanzar en la construcción del tren Arica-La Paz, que estaría abierto en 2012, y otorgar facilidades en los puertos y almacenes de Arica y Antofagasta.
Santiago quiere evitar un quiebre en las conversaciones, ahora que el gobierno de Evo Morales ha aumentado la presión para que Chile presente "propuestas concretas, factibles y útiles" para resolver su demanda marítima.
Por eso, las autoridades chilenas han reiterado su positiva valoración sobre Morales como su mejor interlocutor, debido a su amplio respaldo interno, y también están preocupadas con lo que pueda pasar en el Tribunal de La Haya con el reclamo peruano.
Además, en 2012, la ciudad boliviana de Cochabamba será sede de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y en Chile no olvidan lo que ocurrió en 1979, la última vez que el organismo hemisférico se reunió en una localidad en ese país.
Aquella vez, Bolivia introdujo la demanda marítima en una resolución de la OEA, que tuvo un respaldo mayoritario.
La semana pasada, durante una visita a Santiago, el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, dijo que era hora de que Chile hiciera propuestas concretas para buscar una solución al histórico diferendo.
En los últimos meses, el tema de la salida al mar para Bolivia ha sido parte del debate político en Chile, pero existe el criterio generalizado de que hay que buscarle una solución, pero sin otorgarle soberanía a Bolivia.
CORREDOR POR LA FRONTERA CON PERÚ

Políticos y militares chilenos pujan por salida marítima para Bolivia

Bolivianos en Ilo (Perú).| Foto ilustrativa - Efe Agencia
SANTIAGO DE CHILE |
Líderes del oficialismo y la oposición, además de las Fuerzas Armadas, abrieron el sábado en Chile un histórico debate público a favor de otorgar una salida al mar a Bolivia por la frontera norte del país, limítrofe con el Perú, según la agencia de noticias DPA.
"Desde siempre he sido partidario de un corredor soberano para Bolivia en la frontera con el Perú", dijo en un seminario sobre el tema el ex canciller chileno Mariano Fernández, de la opositora Democracia Cristiana.
"Hay que buscar un acuerdo amplio de integración, no sólo una salida al mar", agregó el ex comandante en jefe del Ejército, Luis Emilio Cheyre, quien dijo que ya no representa a su institución pero que la conoce bien, dados los lazos que mantiene con ella.
El jefe militar añadió que el problema con Bolivia no es geopolítico y que la pregunta no es cómo otorgar una cesión territorial a Bolivia, sino cómo ambos países construyen un plan global de integración que otorgue "paz perpetua".
El propio presidente chileno, Sebastián Piñera, sostuvo el martes que es necesario "buscar soluciones concretas, útiles y factibles al conflicto", recordaron varios de los presentes.
El senador de la Unión Demócrata Independiente, Pablo Longueira, uno de los mayores líderes oficialistas, pidió eliminar la agenda de los 13 puntos entre ambos países y abrir un diálogo sin límites. "¿Por qué algo debe quedar fuera?", preguntó.
El parlamentario de gobierno, aplaudido por los líderes opositores, insistió en su idea de plebiscitar los acuerdos que se logren en las negociaciones en curso con el Gobierno boliviano.
"Estoy redactando la reforma constitucional (para permitir ese tipo de consulta en Chile) y espero resolverla los próximos días", reveló el parlamentario.
Longueira, quien admitió que en su sector hay reticencias para un acuerdo territorial, dijo que hay que entender que el país más beneficiado con un eventual convenio será Chile y no Bolivia.
Su postura fue compartida por los demás líderes políticos presentes en el acto, realizado en el antiguo Congreso Nacional.
"Resolver este problema es una necesidad del desarrollo chileno", dijo incluso la presidenta del socialdemócrata Partido por la Democracia, Carolina Tohá, otrora vocera de la ex presidenta Michelle Bachelet.
Al respecto, el dirigente opositor Sergio Bitar, ex ministro de los presidentes Salvador Allende, Ricardo lagos y Michelle Bachelet, sostuvo que la solución del tema es clave para mejorar la integración al mundo del norte chileno, en especial con el sudeste asiático.
"Por ello estamos disponibles para un respaldo al gobierno" de Sebastián Piñera si éste decide avanzar en una salida al mar para Bolivia, confesó.
"El gobierno debe sentirse apoyado", añadió Longueira, quien pidió "coraje" a la clase política chilena para encarar el tema, que no genera ganancias electorales en Chile. "Hay que informar a la ciudadanía", dijo.
Con matices, todos los presentes coincidieron durante las casi tres horas de debate en que la única salida viable para Chile es entregar un corredor a Bolivia por el norte del país en la frontera con el Perú.
Las diferencias, no definitivas según dijeron los propios expositores, están en si ese corredor debe ser con o sin cesión de soberanía y si debe haber compensaciones territoriales para Chile.
La opción preferente planteada por los líderes chilenos abrió la discusión sobre la participación del Perú en los acuerdos, debido a que ese país debe aprobar una cesión territorial de Chile a Bolivia si esta colinda con su frontera, según el Tratado de 1929.
En ese marco, los líderes chilenos plantearon que aunque se siga avanzando en los acuerdos con Bolivia, ningún pacto puede realizarse antes de un año y medio.
"O sea cuando concluya el juicio entre Chile y el Perú por la frontera marítima, que es seguido en la Corte Internacional de La Haya", coincidieron los dirigentes.
No obstante, todos apuntaron a que no es posible desaprovechar el actual momento de entendimiento entre ambos países, considerado el mejor de la historia.
Longueira, de derecha, dijo que hay dos condiciones especiales. Por un lado, que Bolivia es dirigida por un dirigente "excepcional" como Evo Morales y por otro que Chile es gobernado por la derecha, el sector más reacio a un acuerdo.
"La responsabilidad es nuestra", asumió el líder conservador ante los opositores de centro izquierda.
En ese ambiente, varios de los presentes señalaron que es Chile, por su mayor nivel de desarrollo, el país que debe hacer los mayores esfuerzos para construir una agenda amplia de integración.
"Debemos ser generosos", concluyó el ex viceministro de Relaciones Exteriores, Angel Flisfisch

ESTADOS UNIDOS ARMO A CHILE PARA UN CONFLICTO INTERNACIONAL Y REORIENTO LA ESTRATEGIA DEFENSIVA DEL PERU HACIA EL FRENTE INTERNO

Cable de Wikileaks

EE UU TRATO DE REDUCIR LA CAPACIDAD DEFENSIVA DEL PERU MIENTRAS ARMABA A CHILE PARA UN CONFLICTO INTERNACIONAL

Estados Unidos promovió la reorientación de la estrategia de defensa de nuestro país, a fin de afrontar con mayor énfasis las amenazas internas, como el terrorismo, en vez de los peligros externos, como un eventual conflicto con Chile, mientras promovía la venta a Santiago de armamento y equipos militares, cuyo uso se daría en una guerra internacional.

Así lo reveló un cable emitido por la embajada norteamericana en Lima a finales del 2009 y que fue reproducido por el diario La Tercera. El documento fue remitido semanas antes de que el jefe del Comando Sur de EE.UU., general Douglas Fraser, arribara a la capital peruana en diciembre de ese año.

El 25 de noviembre del 2009, el embajador en Lima, Michael Mckinley, le envió al general un informe en el que se describía la situación de Perú en temas militares.

El texto sostiene que “Estados Unidos apoya que Lima reoriente su estrategia de defensa pensando en afrontar las amenazas de grupos en su propio territorio, como Sendero Luminoso”.

“También hemos buscado apoyar el plan de Perú de reorientar su postura de seguridad lejos de la idea de amenazas convencionales de sus vecinos (principalmente Chile) y modernizar sus doctrinas militares y rearmar sus capacidades operacionales para afrontar sus amenazas internas”, se detalla.

El cable también comenta que “los informes del gobierno peruano a las autoridades estadounidenses tienden a minimizar u omitir la percepción de amenazas externas a Perú como Chile o Bolivia, pero la planificación militar, la doctrina, la estructura de fuerzas y el gasto permanecen (en nuestra visión) desproporcionadamente enfocadas en dichas amenazas”.

Sin embargo, dan cuenta de la posible venta de armas de EE.UU. a Chile y precisan que este hecho genera molestias en nuestro país.

“Las sensibilidades peruanas respecto de las ventas de armas a Chile permanecen agudas”, se plantea, para luego detallar una serie de posibles ventas de material de EE.UU. a Santiago de misiles y equipamiento para aviones F-16, los cuales “causaron irritación en Perú, particularmente cuando el gobierno (peruano) estaba activa y muy públicamente promoviendo su iniciativa de ‘paz y desarme’ con líderes en la región”.

“De todas formas, las ventas de armas de Estados Unidos están presentes en las mentes de los líderes políticos y militares peruanos como inclinando el balance militar aún más decisivamente en favor de Chile y es posible que figuren prominentemente en sus reuniones”, añade el cable, que no revela las identidades de los dirigentes peruanos que opinaban en ese tema.

EX PRESIDENTE CARLOS MESA: LA DEMANDA HISTORICA DE UNA SALIDA AL MAR DE BOLIVIA DEBE SER SOLUCIONADA EN FORMA TRILATERAL

“Salida al mar de Bolivia es una solución trilateral”

Ex presidente Boliviano manifestó que Boliviamar no afecta soberanía.
A pocos meses de haberse concretado la ampliación del acuerdo de Boliviamar, en donde el mandatario peruano, Alan García, respaldó el pedido del presidente boliviano Evo Morales en su demanda a Chile para obtener la salida al mar, el ex presidente boliviano Carlos Mesa señaló a EXPRESO que éste es un tema cuya solución es trilateral, entre Perú, Chile y Bolivia.
Al recordar las conversaciones que sostuvieron Evo Morales y Michelle Bachelet, para concretar la salida al mar a Bolivia, el cual se vio frustrado por el actual gobierno chileno, de Sebastián Piñera, el ex jefe de Estado precisó que “el gobierno boliviano de Evo Morales en una primera gestión fue demasiado optimista, al creer que estaba al borde de una solución definitiva al problema de la mediterraneidad boliviana”, sostuvo.
Por lo que precisó que ahora el gobierno boliviano se ha dado cuenta que el tema es más complejo, y en ese sentido “es muy positivo el acercamiento con el gobierno peruano, ya que este tema es trilateral, pues tiene que ser analizado por Chile, Bolivia y Perú, ya que hay temas que les competen”, agregó.
Remarcó que el objetivo boliviano es la recuperación de la soberanía en lo que fue territorio boliviano. Con ello, refirió, se cerraría una página de la historia boliviana que llevaría a toda la región al siglo XXI.
El ex presidente Carlos Mesa señaló sobre el riesgo que podría generarse a la soberanía del Perú, que la iniciativa no plantea una cesión de soberanía, por lo que no se vería afectada.

Ollanta Humala alerta peligro por la concesión del Terminal Norte del puerto del Callao

OLLANTA HUMALA

El líder nacionalista Ollanta Humala expresó su rechazo a las pretensiones del gobierno para entregar en concesión el Terminal Norte del puerto del Callao a un monopolio extranjero y advirtió que existen ilegalidades e irregularidades en el referido proceso que ha sido convocado por Proinversión y la entrega de la buena pro está programada para el 17 de enero del año 2011.

Dijo que esas irregularidades son similares a las cometidas en la concesión del puerto de Paita (Piura), como ha alertado Adex, pues se entrega el puerto sin una inversión fresca del concesionario, sino que éste lucra con las instalaciones que son del Estado cobrando tarifas altas.

Humala exigió también la defensa de la soberanía marítima portuaria y respaldó las exigencias de los trabajadores de Enapu, de Adex y otros sectores de la comunidad portuaria, para modernizar Enapu y los puertos públicos.

“Lo que está pasando es que el gobierno está queriendo entregar el Callao a un monopolio, liquidando Enapu y poniendo en riesgo la soberanía portuaria y nacional. El proceso para entregar el puerto del Callao está lleno de irregularidades e ilegalidades que han sido denunciadas por los trabajadores portuarios ante la Contraloría y el Congreso. La Contraloría tiene que emitir opinión sobre el proyecto final del contrato, y esta entidad debe pronunciarse por la nulidad del contrato”, manifestó Ollanta.

Agregó que con la concesión del puerto del Callao el gobierno pretende dejar al Perú sin puertos públicos bajo soberanía nacional.

“Ya se entregó el puerto de Paita a un grupo chileno; con el puerto de Matarani fue similar, afectando las macrorregiones del sur y el norte del Perú. Ahora se quiere entregar el Callao a un monopolio vinculado también a Chile, afectando a toda la nación. Enapu no debe ser liquidada sino modernizada, es necesario que se fortalezca y que pueda tener socios minoritarios para ampliar el trabajo portuario y así lograr que mejore el comercio y la competitividad”, dijo el líder nacionalista.