miércoles, 8 de diciembre de 2010

Almirante JORGE MONTOYA (Ex presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas) sobre estado de las Fuerzas Armadas y carrera armamentista









Militares en retiro alientan formación de partido político


Jorge Montoya, ex jefe del Comando Conjunto, admite que hay sectores que contemplan esa posibilidad con miras al 2016. Además, existe un consenso para no votar por Mercedes Aráoz por su anterior postura sobre cédula viva.

El ex jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Jorge Montoya admitió que algunas organizaciones de militares en retiro vienen considerando la posibilidad de formar un partido político, aunque esto no sería válido para las elecciones de abril, puesto que el plazo de ley ya se venció.

“Mi opinión es que no conduciría a nada. Quienes deseen participar en política deberían afiliarse a los partidos ya existentes”, afirmó. Sin embargo, resaltó que existe un importante caudal de votos entre miembros activos y retirados del personal militar y policial, ya que en total suman alrededor de 300 mil personas, sin incluir a los familiares con los que llegarían a los dos millones de electores.

VOTO NEGADO

Asimismo, indicó que existe un consenso general que apunta a no votar por la candidata del Apra, Mercedes Aráoz, opinión que es compartida por el presidente de la Alianza para la Reivindicación de las FF.AA. y la PNP, vicealmirante (r) Francisco Vainstein, quien dijo, además, que tampoco apoyarán a Alejandro Toledo.

“Hay descontento. Tendremos que ver a los candidatos que defiendan la pensión renovable que nos la hemos ganado con sangre, discapacitados y viudas abandonadas. El Ministerio de Economía ha hecho una canallada con nosotros”, declaró Vainstein a este Diario, luego de cuestionar a Aráoz por impulsar la eliminación de la cédula viva para los pensionistas de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional cuando estuvo al mando de dicha cartera.

Reconoció que cierto sector contempla formar un partido, aunque la fecha de inscripción ya pasó. Indicó que el grueso del personal militar seguramente endosará sus votos a un determinado partido, pero primero buscarán conocer los lineamientos de gobierno.

PARTICIPACIÓN ACTIVA

Por su parte, Alfonso Panizo, ex comandante general de la Marina, comentó que más que crear un partido político, el personal en retiro buscará conversar directamente con los candidatos, a fin de conocer sus propuestas.

“Nuestros reclamos no pasan solo por el tema de los sueldos sino de la defensa nacional [...]. No creo que sea conveniente para el país un partido de las FF.AA. Debemos apoyar a quien presente un programa que contemple la defensa del país”, indicó.

En tanto, Montoya consideró que los candidatos presidenciales deberán interiorizar la problemática de los institutos armados. “Se necesita una cierta cantidad de presupuesto mínimo para que las FF.AA. existan y otro adicional para que puedan invertir y recuperar la capacidad operativa. Los candidatos deben estar dispuestos a disponer no menos del 2% del PBI para las FF.AA.”, manifestó. Asimismo, pidió un compromiso de Estado y no solo de gobierno con el personal en retiro.

PRESUPUESTO DEFENSA

El presidente Alan García descartó ayer que existiera un recorte presupuestal en el sector Defensa y aseguró que los gastos en bienes y servicios están garantizados dentro del presupuesto del 2011.

Ayer el ex jefe del Comando Conjunto de las FF.AA. Jorge Montoya aseguró que según datos no oficiales, existe un recorte de 323 millones de soles en bienes y servicios que incluiría también el abastecimiento de combustible.

Ejército nació con la Patria al grito victorioso de “Paso de vencedores, armas a discreción”

A propósito del 186 aniversario de la Batalla de Ayacucho y 59 de la creación del Día del Ejército

J. GERMÁN PARRA H. General de División EP ®
El 09 de diciembre, desde 1824, los peruanos celebramos el aniversario del triunfo del Ejército Unido al mando del mariscal José Sucre contra el Ejército colonialista al mando del virrey José de la Serna, en las pampas de La Quinua, en las faldas del cerro Condorcunca, Ayacucho.

Con la derrota se culminó el proceso de la independencia del Perú del vasallaje español y las amenazas a los países vecinos liberados con anterioridad.
Los clarines del Ejército Unido, que desde la pampa de La Quinua confirmaron al mundo que el Perú es “libre e independiente por la voluntad general de los pueblos y por la justicia que Dios defiende”, hoy nos convocan a todos para la reflexión y el homenaje. El 09 de diciembre, asimismo, es el día del Ejército Peruano por mandato del DS Nº 09-GM de 22 de octubre de 1951, norma legal que se expidió durante el gobierno del Gral. Manuel Odría. Ningún peruano debe eximirse de “reconocer, respetar y defender a su Ejército”. En el ámbito oficial y en todas las reparticiones y unidades del Ejército se realiza el ceremonial establecido. El fundamento para incluir en el libro de la Patria un día dedicado al Ejército fue por la necesidad que la Nación peruana concientice la importancia del Ejército como una institución del Estado que garantiza su existencia.

El concepto Ejército aparece en todos los textos de historia de los países y en la Biblia en el Antiguo y Nuevo Testamento, de manera que no es un término inventado recientemente, sino una institución histórica que cumple una función esencial de todos los estados. La razón de por qué se eligió el 09 de diciembre para dedicarlo al Ejército fue porque el triunfo del Ejército Unido en Ayacucho se debió a que en el sector peruano, al mando del general La Mar, el coronel Montoneros, Marcelino Carreño, contraatacó al Gral. Valdez, lo detuvo y lo hizo retroceder. El coronel Carreño murió. Este éxito fue explotado por el general Córdova, que comandaba el ala derecha y con su famosa arenga “paso de vencedores, armas a discreción”, le arrancó a la adversidad el triunfo. El heroísmo del coronel Carreño fue omitido en el parte de guerra de Sucre a Bolívar, pero, el general Valdez, que fue vencido por el coronel Carreño, lo consignó en su parte de guerra al rey de España. ¡Olvidar a Carreño fue un hecho injusto! Las Fuerzas Armadas incluyen al Ejército, pero en el principio el Ejército era todo. Fue el origen de las otras fuerzas, incluyendo a la policía. El Ejército nació con la Patria; esto explica la frase: ¡El Ejército nació con ansias de Patria!; se forjó en el yunque de las cruentas luchas defendiendo a la Patria”. En sus inicios aparecía como una muchedumbre armada, poco a poco se fue legitimando como institución.

San Martín le dio su partida de nacimiento legal y Bolívar la profesionalizó sobre la base de una férrea organización y dura disciplina. Se afirma que ordenó el fusilamiento de un soldado por el robo de una cuchara. Frente al Estado, Bolívar observó que en la administración pública persistían corruptelas de toda índole. Con el fin de poner coto a estos males, dictó un decreto destinado a cortar de raíz esta grave situación endémica: “Teniendo presente que una de las principales causas de los desastres, en los que se ha visto envuelta la República, ha sido la escandalosa dilapidación de sus fondos por algunos funcionarios que han intervenido en ellas, he venido a decretar y decreto: 1ro. Todo funcionario público a quien se le convenciere en juicio sumario, de haber malversado y tomado para sí los fondos públicos de diez pesos para arriba queda sujeto a pena capital. Los jueces que no procedieran conforme a este decreto serán condenados a la misma pena”. ¡La corrupción es un delito histórico y continúa siendo el problema principal del país! El primero de setiembre de 1823, llegó Bolívar, vino para salvar la independencia declarada. Antes, Sucre le informó de la situación: “El Ejército no tiene jefes, el país está tan dividido en partidos como están las tropas de los diferentes estados que las forman; el Congreso y el Ejecutivo están discordes y esto no puede tener buen resultado, no hay subsistencias para la tropa y las pocas que se adquieren se invierten mal”.

A su llegada, Bolívar expresó a algunos congresistas: “Todo está corrompido, yo voy a arreglar todo” (Basadre). Bolívar se propuso triunfar; impuso “puño de hierro” en la preparación del Ejército, solo así pudo tener un ejército con éxitos en las batallas de Junín y Ayacucho. Se dedicó a equiparlo y elevarle la moral. Estaba convencido que “una fuerza armada desarmada difícilmente puede mantener su moral; un Ejército con la moral baja no emplea bien su material” (La Razón 09-XII-08). Ayacucho y sus hombres son un ejemplo aleccionador. En esta oportunidad la evolución que experimenta nuestra patria no depende de un solo hecho o de algún predestinado o partido político, es un proceso vivo, ardoroso y perseverante en el cual todos somos necesarios, nadie es indispensable. La más pequeña y el más humilde de los actos puede pesar decisivamente en la balanza de los imponderables y torcer el curso de la historia. Ayacucho es una lección fecunda y una enseñanza hermosa que nos legó esa jornada gloriosa, más que por sus consecuencias materiales, por sus consecuencias espirituales intangibles e inmensurables porque se refiere a: ¡La libertad! Para la mejor comprensión de los hechos, conviene describir el escenario en el que se realizó el triunfo del Ejército Unido. El espacio geográfico de Ayacucho (Rincón de los muertos) fue y es el escenario de muchos hechos trascendentes de nuestra historia, crisol multiétnico y multicultural producto del choque de las culturas Wari e Inca, del enfrentamiento entre los conquistadores y las huestes de Manco Inca refugiadas en Vilcabamba, campo de batalla entre almagristas y pizarristas, cuyos testimonios vivos son los famosos morochucos, teatro de operaciones de la Campaña de la Breña liderada por el ilustre ayacuchano, coronel Andrés Avelino Cáceres, lucha del Ejército contra Sendero Luminoso y contra el terrorismo narcotraficante y hoy lucha en el teatro del VRAE. ¿Qué raro designio, ser el teatro de operaciones de la lucha por el Perú? Mi homenaje al Ejército Peruano con la esperanza de que no sea demasiado pobre el tratar de expresar lo que quizá es de por sí inexpresable. En previsión a la insignificancia de mi homenaje, recurro a Jorge Basadre: “Pero, a pesar de todas las circunstancias adversas o infaustas en la primera parte del siglo XIX peruano, el Ejército representó a la Nación. Sin Junín y Ayacucho, la Patria no habría emergido. Frente a los peligros de mutilación, desintegración o disolución, hombres de uniforme preservaron a la persona nacional. ¿Qué habría sido del Perú sin el Ejército?”.

Rindamos nuestro homenaje a los hombres de Ayacucho de ayer y de hoy que exponen su vida a pesar de la escasez, la ingratitud y las incomprensiones de los políticos. Aprendamos de ellos el sacrificio supremo de defender la Patria con lo que tenemos, no esperemos más porque no nos lo van a dar. “La tropa hambrienta, pero siempre erguida no implora una limosna de su suerte. Es una avanzada de la vida que presenta sus armas a la muerte” (Chocano). Seamos insaciables en la aspiración sincera de construir un Perú mejor con un Ejército preparado y listo para todo. (*) Ex presidente de la Comisión Permanente de Historia del Ejército Peruano.

ALAN GARCIA AMENAZA CON DAR UN GOLPE DE ESTADO EN DEFENSA DE LAS TRANSNACIONALES Y EL NEOLIBERALISMO


Hace unos días se publicó en un diario local, el artículo de Jaime Bayly, donde contó su encuentro con el mandatario Alan García. Y se mencionó en esta columna, un posible golpe de Estado por parte del presidente si es que Ollanta ganara las elecciones.

Ante estas declaraciones, Ollanta Humala, denunció un posible fraude electoral en las próximas elecciones presidenciales. Se sintió indignadísimo por lo que convocó una conferencia de prensa. Y llamó a las Fuerzas Armadas y a los poderes del Estado a que se pronuncien al respecto de las declaraciones de García.
Por su parte, el mandatario, manifestó que Bayly es un gran intelectual y por eso “, le permite interpretar las cosas de cualquier manera".

La columa de Bayly: La plata llega sola, no seas cojudo

“Le pregunté cuánto ganaba el presidente del Perú… con esa plata no puedo mantener a mi familia…, le dije. Alan soltó una risotada y dijo: ‘No seas cojudo, la plata llega sola’”.

Por Jaime Bayly
Este año ha sido una montaña rusa para mí. Probablemente ha sido el más impredecible de mi vida. Espero que el próximo sea más tranquilo.
Comencé el año en Bogotá. Vivía en el hotel Portón, en la calle 84.
Hacía un programa de televisión en NTN. Eran los meses de la campaña presidencial colombiana. Cuando empecé a mostrar simpatías por el candidato Antanas Mockus, vino al hotel el jefe de la policía secreta colombiana, Felipe Muñoz, y me dijo que, siguiendo instrucciones del entonces presidente Uribe, debía comunicarme algo de extrema gravedad: que sus espías en Caracas habían descubierto que Hugo Chávez había ordenado a sus sicarios que me matasen y que debía irme cuanto antes de Colombia.
Ahora creo que el policía colombiano, íntimo de Juan Manuel Santos, me mintió, quiso asustarme y pensó que saldría huyendo. Le dije: No se preocupe, Felipe, tengo una enfermedad terminal, moriré en seis meses, de modo que si Chávez me mata antes, me hará un gran favor. Y me quedé en Bogotá. Y Santos ganó la presidencia porque Mockus cometió la torpeza de decir que admiraba a Chávez.
Una vez que los colombianos eligieron a Santos, decidí mudarme a Lima. En ese momento, estaba seguro de que sería candidato presidencial en las elecciones peruanas. Un partido menor, Cambio Radical, me apoyaba. Pero a poco de instalarme en Lima, dicho partido respaldó, sin consultarme, la candidatura a la alcaldía de Lima de un simpático asaltante de caminos llamado Álex Kouri, deslealtad que me obligó a romper mi alianza con los politicastros y bribonzuelos de Cambio Radical.
Fue entonces cuando quien era mi amigo, el abogado Enrique Ghersi, me animó con entusiasmo a fundar un partido político, que él quería llamar “No Nos Ganan”, y me aseguró que podía recoger medio millón de firmas antes de fin de año. Con parejo entusiasmo, me pidió 300 mil dólares para ponerse en campaña a recolectar las firmas. Delicadamente, me excusé y no le di el dinero.
Ya mi relación con Enrique se hallaba deteriorada debido a que su elefantiásica mujer se empeñaba en fumar cigarrillos y echarme el humo en la cara, una grosería que ella hacía a sabiendas del fastidio que me provocaba. Ello originó mi determinación de no ver más a la adiposa señora y en cierto modo propició mi distanciamiento de su esposo, que por otra parte, siendo lo erudito y encantador que es, cometió una vergonzosa ruindad al defender, durante la dictadura de Fujimori, pagado por los empresarios Crousillat, a un reportero de televisión, a sabiendas de que dicha alimaña era culpable de drogar y abusar sexualmente de menores de edad. Decidí entonces que no era conveniente para mi salud ser amigo de una fumadora grosera y un defensor de pedófilos.
Sin embargo (y ahora me río recordando estos frecuentes brotes de idiotez en mí), no renuncié a mi ambición de ser candidato presidencial. En efecto, me reuní con la plana mayor de Acción Popular (una reunión en la que el más joven debía de contar 75 años y en la que yo rezaba para que nadie se nos muriera allí) y acordamos que sería el candidato de Acción Popular.
Luego de la reunión, y como alguien me había susurrado que un tal Lescano quería ser candidato del partido, hice llamar al amigo Lescano, lo cité en un café y, sin perder tiempo, le pregunté si él sería candidato de Acción Popular, puesto que en ese caso yo no competiría con él en las primarias. Lescano me dijo que lo estaba pensando o evaluando o meditando o sopesando, es decir, me dijo entrelíneas que sí quería ser candidato y que me llamaría. Por supuesto, no me llamó. Por consiguiente, decidí no inscribirme en Acción Popular.
Fue entonces cuando cité en el mismo café a un joven emprendedor, Gonzalo Aguirre, quien, junto con Drago Kisic (que tuvo suerte de no llamarse Droga Kisic), tenían o tienen un partido o secta o cofradía o club de amigos inscrito para participar en las elecciones. Le dije a Aguirre que quería ser candidato de ese partido llamado “Todos por el Perú”. Aguirre se entusiasmó. Organizó una reunión con la plana mayor de su partido, unos veinte ganapanes más o menos vencidos por el soponcio que me sometieron a un interrogatorio pintoresco que duró cuatro horas.
Días después, Aguirre me dijo que su partido me había aceptado como candidato presidencial. Magnífico, le dije. Luego llegó un lunes y Aguirre quiso verme con una incomprensible e impostergable urgencia. Yo me encontraba enfermo y no podía verlo y le hice saber que no podía atenderlo. Por misteriosas razones, Aguirre me dijo que entonces ya no sería candidato presidencial de su secta o cofradía “Todos por el Perú” (siendo “todos” unos dieciocho o veinte ciudadanos apelmazados).
No me quedó entonces más remedio que llamar a Lucho Bedoya el viejo, y cuando digo “el viejo’ lo digo con respeto y admiración, porque Lucho Bedoya se aproxima a cumplir un siglo de vida y sigue creyendo que Lourdes Flores va a ser presidenta del Perú, cuando sería más realista postularla al Club de Corazones Remendados. Algo desconcertado por mi llamada, me citó en su estudio jurídico (una casa en Miraflores que parecía un salón de velatorios o una funeraria). Asistí puntualmente.
El doctor Bedoya fue amable y cordial. Hablamos dos horas. Por momentos se perdía, divagaba, contaba zarandajas de su infancia o su juventud que no remataba, pero cada siete minutos exactos entraba una señorita y le daba una taza de café negro y lo revivía con esa dosis de cafeína pura que lo mantenía lúcido y erecto. Le dije a Bedoya que quería ser candidato del PPC, el Alan de la derecha peruana. Bedoya me dijo: Yo ya estoy retirado, hijo, ahora la que manda es Lourdes. Luego me recomendó (lo que yo interpreté como una señal de que Bedoya sospechaba que Lourdes no vería con simpatía mi postulación) que me dedicase a recolectar firmas para mi propio partido. No lo noté entusiasmado. Sin embargo, me llamó a los dos días al celular y me citó en su estudio y me dijo que nos reuniríamos Lourdes, él y yo.
Quedamos a las siete de la tarde. Calculé cuidadosamente la jugada. Pensé: Lourdes me va a pedir que la apoye sin reservas en la campaña municipal, que sea su fiel escudero desde la televisión y que, luego de que ella gane (si gana, y nunca gana), ya hablaremos de mi eventual candidatura presidencial. Pero yo sabía de buena fuente que Lourdes no me quería como candidato, sólo quería manipularme para que yo la apoyase desde la televisión en la campaña municipal, pues ella tenía una alianza o pacto de honor con el pícaro cobrador de peajes Luis Castañeda, en virtud del cual Castañeda se inhibió de ser candidato presidencial el 2006 (cuando tenía estupendos números en las encuestas) y Lourdes se inhibiría de serlo el 2010 y apoyaría al cobrador Castañeda (alianza que al final se frustró porque el cobrador de peajes, que tonto no es, se negó a subir a su partido al PPC y de paso a Cataño).
Por eso no dudé en llamar al estudio de Bedoya y abortar la reunión, porque advertí que Lourdes no quería apoyar mi candidatura presidencial sino usarme para ganar la alcaldía, que, por supuesto, perdió. La señora de pies de rinoceronte subestimó mi malicia. Sin necesidad de verla, supe cuál era su juego y le hice jaque mate antes de que ella moviera peón. Mi padre fue un gran jugador de ajedrez y algo aprendí de él.

Por último, invité a cenar a mi casa al presidente Alan García, accidente genético que gobierna al Perú. Cuando García hundió sus oceánicas posaderas en el sofá, sentí un crujido ominoso y temí que el mueble se partiría en cuatro. Alan me animó a ser candidato. Le dije que no tenía suficiente dinero y mi madre no se manifestaba. Le pregunté cuánto ganaba el presidente del Perú. No parecía saberlo ni preocuparle. Algo así como 3 mil dólares al mes, me dijo. Con esa plata no puedo mantener a mi familia por cinco años, le dije. Y no soy un ladrón ni tengo ganas de aprender el oficio, añadí. Alan soltó una risotada y sentenció la frase de la noche: “No seas cojudo, hombre, la plata llega sola”.
Luego García dijo algo que me pareció gravísimo: que si el señor Humala gana las elecciones, él propiciará un golpe de Estado e impedirá, quebrantando la ley, que Ollanta Humala sea presidente. “Aunque me metan preso, Humala no será presidente”, se pavoneó García.
Aquella noche me quedé pensando que en efecto es así como se hace política en el Perú: con absoluta falta de escrúpulos, pasando el sombrero y esperando a que la plata llegue sola, que es una manera sutil y tramposa de decir que la plata llega por debajo de la mesa, en maletines, en coimas y cuentas secretas.
Fue esa noche que decidí que no sería candidato presidencial en esta elección peruana ni en ninguna elección a ningún cargo público y recordé que hacía veinte años me había propuesto ser un escritor y me prometí que dedicaría lo que me quedase de vida (que no ha de ser mucho) a seguir siendo un escritor, un oficio incompatible con el del político profesional.

Bayly pone en apuros a García

jaime_alan_ollanta.jpg

Entredicho. Reveló confesiones presidenciales, mandatario las desmintió. Alan García reconoció que se reunió con el conductor de TV, pero calificó de inexactas las imputaciones. Bayly habría ratificado lo dicho a unos amigos.

El periodista y escritor Jaime Bayly levantó polvareda al revelar algunas confesiones que le hizo el presidente Alan García que pondrían en entredicho su estilo de hacer gobierno.

Bayly contó que García le hizo conocer, en el ya conocido encuentro privado que sostuvieron ambos, que “la plata llega sola” y, más grave aún, de su inquebrantable decisión de, si es posible, “propiciar un golpe de Estado” para impedir que ellíder del Partido Nacionalista, Ollanta Humala, sea presidente de la República.

El “francotirador” comentó los detalles del diálogo de la conversación que se desarrolló en una cena en su casa que tuvo como invitado al jefe del Estado. “Alan me animó a ser candidato. Le dije que no tenía suficiente dinero y mi madre no se manifestaba. Le pregunté cuánto ganaba el presidente del Perú. No parecía saberlo ni preocuparle. Algo así como 3 mil dólares al mes, me dijo. Con esa plata no puedo mantener a mi familia por cinco años, le dije. Y no soy ladrón ni tengo ganas de aprender el oficio, añadí. Alan soltó una risotada y sentenció la frase de la noche: “No seas cojudo, hombre, la plata llega sola”, comentó en su columna de opinión que publica en un diario local.

La versión de García
Ayer, lunes, por la mañana el jefe del Estado respondió a tales imputaciones con una sonora carcajada y a continuación pasó a rectificar al periodista pero en un tono poco solemne. “Primero no sabía que Jaime era sacerdote y que tenía que hacerle confesiones”, replicó a la prensa en el Patio de Honor de Palacio de Gobierno luego de saludar a un grupo de niños de provincias.

Atribuyó a las licencias que se toman los escritores algunas de las apreciaciones que hizo Bayly, a quien llamó su amigo. “Jaime tiene toda mi simpatía, porque él es intelectual, un novelista, de manera que tiene licencia para interpretar como quiera las cosas”, dijo.

Y contó su propia versión. “En algún momento de la conversación él me preguntó: ¿cuánto ganas? Le dije que teóricamente 16 mil pero, con los descuentos de los impuestos, realmente recibimos 12 mil soles. Él me decía: con eso no puedo mantener estudiando en el extranjero a las chicas. Yo le respondí que a la política uno llega para servir, para cumplir, y para ganar ciertas gratitudes. Después de terminar su rol político, la plata viene sola, y le pagarán cinco veces más por su programa, diez veces más por sus conferencias... entonces no se llega a la presidencia para solventar bienes y cierto nivel de consumo. A eso me referí, y lo dejo muy en claro, no hay que (creer) en esas expresiones literarias en las cuales él sintetiza eso y hasta con una interjección, no son exactas”.


“Interpretación literaria”
García también aclaró que él jamás habló de propiciar un “golpe de Estado” y tampoco mencionó ningún apellido.

Según el conductor de TV, García le dijo aquella vez que si Humala gana las elecciones, él propiciará un golpe de Estado e impedirá que sea presidente. Textualmente le dijo: “Aunque me metan preso, Humala no será presidente”.

Pero García lo corrigió: “Siempre he dicho que si hubiera una opción que intentara desandar todo lo que nuestro país ha hecho durante este gobierno, en el régimen de Alejandro Toledo, e inclusive más atrás, buscando inversión, conexión con el mundo, el comercio...entonces se produciría un inmenso desorden, un inmenso caos. Pero no he dicho exactamente va haber un golpe de Estado, y tampoco he utilizado ningún apellido”.

“Lo demás es una interpretación muy generosa y literaria de mi querido amigo Jaime, que por más que se vista de negro no es un sacerdote”, añadió sonriente.

La República buscó infructuosamente a Bayly, pero amigos cercanos a él señalaron que el periodista ratifica su versión.


Ollanta enfurecido
Ollanta Humala llegó sorpresivamente al Parlamento acompañado de una docena de congresistas, muy serio y con una tenida inusual: saco y corbata. Lo hizo para comentar la “denuncia” de Bayly, y no permitió preguntas sobre otros temas.

Advirtió que la revelación de la posición presidencial de fomentar un golpe de Estado para evitar que él llegue al poder, “demuestra que existe un fraude electoral en marcha y una conspiración contra la democracia”.

Humala exigió al Ministerio Público que actúe de oficio, y cite a los dos involucrados (García y Bayly), y pidió al JNE “vigilar la transparencia del proceso electoral”.

Humala dijo defender la democracia y no la encuestocracia y atacó al gobierno por permitir la corrupción, que se convierte en traición a la patria.

Humala también se exaltó por la supuesta frase presidencial de que “la plata llega sola”. “¿Qué políticos creen que la plata viene sola? Decirlo es corrupción”, dijo.

La batalla en Rapa Nui

La batalla en Rapa Nui
Por: The Clinic

Desde la isla nos llega esta información, con impactantes fotografías y detalles del desalojo ocurrido en la isla este viernes 3 de diciembre. El clan Tuko Tuki cuenta la batalla campal que se vivió.
“Al menos seis heridos, uno de ellos en estado de extrema gravedad, es el saldo del operativo con que Carabineros de Chile desalojó una propiedad recuperada por los Tuko Tuki en el centro de Hanga Roa.
La acción comenzó minutos antes de las seis de la mañana. Fue protagonizado por unos 45 efectivos fuertemente armados. Al momento de presentarse en el lugar, Claudio Tuki Hito les mostró una notificación realizada al Estado de Chile por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos enviada el 3 de noviembre en la que conmina a fundamentar los argumentos que tiene para realizar desalojos en terrenos ancestrales de los rapanui recientemente recuperados.
Los carabineros no tomaron en cuenta este documento y entraron disparando balas al aire y golpeando con sus fusiles a las personas que a esa hora dormían. Así se llevaron a tres miembros del clan Tuko Tuki, que habían sido formalizados este 2 de diciembre por el juez de letras de Isla de Pascua Bernardo Toro en el contexto de un proceso judicial por amenazas y violación de morada con intimidación, que es conducido por el fiscal especial Guillermo Felipe Merino.

Los imputados y ahora detenidos son: Roberto Ika Pakarati, Verena Ika Pakarati y Margarita Pakarati Tuki.
Carabineros ingresó golpeando a hombres y mujeres con extrema violencia en momentos que la familia Tuko Tuki dormía. Manuel Riroroco fue herido por un golpe de escopeta en su cabeza perdiendo gran cantidad de sangre. Además de ellos fue detenido Ricardo Hito. Todos ellos se encuentran en la sexta Comisaría de Mataveri. Una vez que terminó el operativo, Carabineros sacó las banderas rapanui que flanqueaban la propiedad en disputa y procedió a quemarlas. Lo mismo había hecho el 7 de septiembre cuando desalojaron momentáneamente el hotel Hanga Roa.
Dos horas después de este operativo, un grupo de unos 25 rapanui intentó recuperar el terreno desalojado en el que permanecía un contingente de Carabineros. Iban con piedras y palos. Fueron repelidos con balas y balines resultando heridas al menos cinco miembros del pueblo originario.
Ricardo Tepano (algo más de treinta años) es el más grave. Recibió numerosos perdigones en el rostro. Uno de ellos ingresó por un ojo desvaneciéndose inmediatamente. A dos horas de ocurridos los hechos no recupera la conciencia. También resultó herido el presidente del Parlamento Rapa Nui Leviante Araki (50), quien fue estrangulado y golpeado en el suelo por cuatro carabineros. Además, le dispararon numerosos perdigones que tiene esparcidos por su cuerpo.
Gaspar Tepihe también resultó herido por proyectiles disparados por Carabineros. Aunque sus heridas no parecen graves la falta de atención médica le ha hecho perder una gran cantidad de sangre.
Tres miembros del Clan Hito recibieron proyectiles. Se trata de Rodolfo Hito, Claudio Tuki Hito y Sita Hito.
Todos ellos se encuentran en el hospital de la Isla. Los más graves serán trasladados de urgencia al continente en el avión ambulancia.
La vocera del Clan Hito responsabilizó al ministro del interior Rodrigo Hinzpeter de lo ocurrido. Ella sostuvo que “aquí lo que se imponía era una solución política, basada en el diálogo y en el respeto de los derechos rapanui. No en la violencia.” Dice que los instigadores de esta violencia “son un grupo de empresarios y exautoridades locales encabezadas por Petero Edmunds, Daniel Platovsky y Alberto Hotus. Ellos realizan numerosas y diversas acciones con el fin de imponer la violencia en la Isla y así poder recuperar sus cuotas de poder y conseguir la privatización de la Isla de Pascua en su propio beneficio. Ellos intentan sacar a la gobernadora Carmen Cardinali con el fin de imponer la represión al pueblo rapanui”.
Minutos después de ocurridos los hechos, el vocero del clan Tuko Tuki, Muta Hey Tuki, sostuvo que “lo que ocurre aquí es por culpa del Gobierno, por no querer resolver los problemas por medio del diálogo directo con las familias. Aquí hay un conflicto entre el pueblo rapanui y el Estado de Chile”.
Poco antes que se desatara la violencia policial, Muta había expresado: “estamos a la espera del resultado de las mesas de trabajo en las que el Gobierno debiera devolvernos nuestras tierras. No puede ser que cuando queda tan poco para que esto ocurra –primeros días de enero- el Estado decida desalojarnos de nuestra tierra”.
Muta Hey estima que esta decisión es una “provocación del juez Toro, quien no quiere que los conflictos (por demandas territoriales) que sacuden a la Isla se resuelvan pacíficamente”. Muta añade: “El sabe que el pueblo rapanui tiene sed de justicia, sabe que mi familia ha esperado durante muchos años el momento de poder recuperar nuestras tierras. Y sabe que no estamos dispuestos a abandonarlas”.
Hey Tuki estima que detrás de la decisión del juez existe un grupo de empresarios y ex-autoridades isleñas “que no aceptan haber perdido el poder”. Cita entre ellos a Petero Edmunds, Alberto Hotus, Benjamín Paoa y Petero Riroco. Dice que ellos, junto al presidente de Sasipa Daniel Platovsky –quien actuaría como cabeza- estarían intentando una salida violenta a la crisis que vive la Isla. El objetivo: conseguir detener el proceso de recuperación de tierras, recuperar el poder y privatizar la isla en su favor.
“Ellos promueven el enfrentamiento entre los propios rapanui y/o pascuenses con el fin de justificar la llegada de contingentes policiales que den una solución militar al problema de la Isla”, sostiene Hey.
Muta Hey contó que Edmunds y Hotus presentaron hace una semana una querella contra la gobernadora Carmen Cardinali ante el Juzgado de Letras de Isla de Pascua. La acusan de promover “tomas ilegales”. Por esta causa deberá declarar el próximo 6 de diciembre. “Ellos buscan con esta acusación y sus ‘marchas por la paz’, defenestrar de su cargo a Cardinali y volver a controlar el poder en la Isla”, asegura Hey.
Muta Hey sostiene que su familia y el pueblo rapanui “quieren una solución pacífica, basada en el diálogo y en la restitución de tierras”.
Pero asegura que “el pueblo rapanui está unido y responderá como un solo cuerpo en caso de ser agredido”.
Cabe tener presente que los Tuko Tuki poseen 5,5 hectáreas de tierras en el centro cívico de Hanga Roa, capital de Rapa Nui. Allí se ubica la Gobernación, la Municipalidad, gran parte de las otras oficinas estatales así como el Banco Estado y Entel. Estas empresas, al igual que el fisco, no pagan por el uso de estos terrenos de los Tuko Tuki.
Es importante consignar que numerosos planos y documentos emanados por la Armada –cuando no había Conservador de Bienes Raíces- acreditan la propiedad de esta familia respecto de estos terrenos.
Las recuperaciones de los Tuko Tuki y de los Hito (hotel Hanga Roa), son las más emblemáticas por lo valioso y estratégico de los terrenos en disputa.
El clan Tuko Tuki cuenta con el respaldo de los 28 clanes, así como del Parlamento Rapa Nui”.
Si quieres contactarte con ellos, puedes enviarle un correo a prensapueblorapanui@gmail.comEsta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

http://www.google.com.ar/search?sourceid=navclient&hl=es&ie=UTF-8&rlz=1T4SKPB_esCL263CL264&q=batalla+campal+en+rapa+nui

Vea el primer play off entre León de Huanuco vs Universidad San Martin EN VIVO Y EN DIRECTO