lunes, 20 de septiembre de 2010

Villarán, ¿miente o presenta degeneración cerebral por las drogas?

Por Rocío Ferrel

Una y otra vez niega lo que dijo públicamente: aborto, drogas, debate con Lourdes

Toda la prensa y el público fue testigo de diversas declaraciones de la candidata a la alcaldía de Lima Susana Villarán, quien se pronunció en favor de la despenalización del aborto, de la comercialización libre de las drogas y que retó a debate a Lourdes, "Lourdes, te reto a que vengas a la orilla del río", dijo. No obstante, ahora Villarán niega o maquilla sus dichos.


Ahora maquilla sus declaraciones diciendo que sólo promovió un debate sobre la erradicación de las drogas. ¿Qué autoridad moral tiene para discutir el tráfico de drogas una persona que consumió y quizás sigue consumiendo drogas? También dice que no se pronunció en favor del aborto y, sobre el debate, que ella no lo propuso porque fue cosa de la prensa.

Además, toma a los ciudadanos por retrasados mentales cuando dice que ella no tiene en su plan la libre venta de drogas. Si lo tuviera cometería delito, además ella no es el Congreso ni el Ejecutivo para dar una ley de venta libre de drogas, no es un asunto municipal, pero sí es una inmoralidad promover con su opinión a favor la venta libre de drogas.

Tal vez países como Suiza, donde el Estado invierte fuertes cantidades de dinero en educación, podrían iniciar ese debate, porque allá el ser humano con su educación tiene mayor capacidad de rechazar lo malo y el vicio, no en países donde recién se lucha contra el analfabetismo como es en América Latina, donde una venta libre sería una gran perdición para las nuevas generaciones. Pero ni en Suiza ven con buenos ojos esa posibilidad, por considerar que es un grave riesgo.

El estado mental de Villarán: miente o su cerebro está dañado


Una de las posibilidades por las cuales niega lo que dijo una y otra vez es que esté presentando degeneración en sus funciones cerebrales, que es uno de los efectos que le puede haber dejado el consumo de drogas, que además, causa la desinhibición: las personas paulatinamente pierden sus escrúpulos morales con el consumo de droga. También podría tratarse de demencia senil ya iniciada. Hay pacientes que presentan este mal desde antes de los 50 años, y Villarán tiene más de 61 años.

Un consumidor no tiene reparos en hablar y obrar en contra de los principios morales de su sociedad: tenemos jóvenes que tras consumir drogas caen en la promiscuidad sexual, que incluso la hacen pública; la mentira, el comportamiento disfuncional o inmoral en el trabajo y hasta el robo y el crimen en los casos más graves. El sujeto cae en la anomia.

En el caso de Villarán vemos la anomia por las siguientes evidencias:

  • En el ministerio de la Mujer su comportamiento fue disfuncional por no hacer buena labor y provocar escándalos financieros, como lo señala el informe de auditoría (ver Salen a luz los escándalos de auditoría a Villarán cuando fue ministra de la Mujer)
  • Pese a decirse luchadora por los derechos humanos, su inmoralidad en materia de DD. HH. llegó al extremo de ir a Madre Mía a llorar por unos huesos que nunca aparecieron, todo para oponerse a Ollanta Humala, quien salió libre de las acusaciones. Pero habiendo muchos esqueletos acusadores del primer gobierno de García por las matanzas de Cayara, Accomarca, el Frontón, y otros, hizo cola, junto con Humberto Lay Sun, para felicitarlo cuando ganó las elecciones (sin contar con las acusaciones contra él por enriquecimiento ilícito que lo llevaron a fugar a París a esperar la prescripción). Cabe señalar que Lourdes Flores ni Ollanta Humala se rebajaron a tanto como Villarán, que se le vio haciendo cola en plena calle para saludar a García.
  • Se proclama católica y alardea con sus fotos de primera comunión y dice ser seguidora del padre Gustavo Gutiérrez, pero en sus declaraciones promueve el matrimonio entre homosexuales, contradiciendo al mismo Papa. El Vaticano es muy preciso y está en contra de los casamientos civiles calificándolos de inmorales. Claramente lo dijo el entonces cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI en el documento que publicó siendo prefecto de la Congregación Para la Doctrina de la Fe, que dice sobre los matrimonios civiles entre homosexuales, que el católico debe:
Desenmascarar el uso instrumental o ideológico que se puede hacer de esa tolerancia; afirmar claramente el carácter inmoral de este tipo de uniones; recordar al Estado la necesidad de contener el fenómeno dentro de límites que no pongan en peligro el tejido de la moralidad pública y, sobre todo, que no expongan a las nuevas generaciones a una concepción errónea de la sexualidad y del matrimonio, que las dejaría indefensas y contribuiría, además, a la difusión del fenómeno mismo. A quienes, a partir de esta tolerancia, quieren proceder a la legitimación de derechos específicos para las personas homosexuales conviventes, es necesario recordar que la tolerancia del mal es muy diferente a su aprobación o legalización.
Ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva. Hay que abstenerse de cualquier tipo de cooperación formal a la promulgación o aplicación de leyes tan gravemente injustas, y asimismo, en cuanto sea posible, de la cooperación material en el plano aplicativo. En esta materia cada cual puede reivindicar el derecho a la objeción de conciencia.
  • Promueve el aborto al proponer su despenalización, crimen grave contra el cual la Iglesia Católica realiza una lucha en todo el mundo.
  • Promueve el consumo de drogas al proclamar que fumó drogas. Pero como las víboras, dijo brevemente que no recomienda fumarlas, no obstante, inmediatamente después dijo que Bill Clinton fumó drogas, soltando así a la juventud el mensaje de que puedes llegar a ser importante si fumas drogas.
  • No contenta con promover el consumo de drogas, Villarán se pronunció a favor de la venta libre de la droga. ¿Qué autoridad moral tiene para hablar de esa materia una persona que consumió drogas y que no sabemos si las sigue consumiendo? Esta persona es peligrosa porque con estos antecedentes busca rodearse de jóvenes.
  • En "Enemigos Íntimos", Villarán narró que en un cine de San Isidro se inició en el consumo de la marihuana. “Yo creo que la guerra con las drogas no la vamos a vencer con represión, la capacidad de corromper que tiene el narcotráfico es absoluta y total. Lo que tiene que hacerse es legalizarse y entrar en una lucha frontal contra el narcotráfico. Legalicemos todo. Debería venderse en farmacias, con control de calidad y a un precio accesible”, dijo muy suelta de huesos.

Ver aquí video que prueba las declaraciones de Villarán

FUENTE : CON NUESTRO PERÚ

Villarán trata de disimular el contundente informe de auditoría de su gestión


Se burla diciendo que no tuvo ninguna amonestación


Sobre los escándalos contenidos en los informes de auditoría de la gestión de Susana Villarán en el ministerio de la Mujer, que detallan precisiones irrefutables de malos manejos, Villarán dijo que nunca recibió una amonestación.

Como todos sabemos, es un problema sancionar a los responsables de actos irregulares y de corrupción en el Estado, pues esto recae en comisiones de proceso administrativo que no siempre actúan conforme a ley, lo cual es aprovechado por estos sujetos para decir que no tienen culpa y tienen el atrevimiento de postular a nuevos cargos. En otros casos hay padrinos que protegen a los funcionarios públicos con el fin de librarlos de su responsabilidad.

Por eso el mismo contralor Fuad Khoury propuso dotar de facultades sancionadoras a la Contraloría, pues el trabajo de los auditores, profesionales especializados que hacen un trabajo acucioso, de nada servirá si no hay un buen sistema eficaz y rápido de sanción. No puede ser que estos profesionales auditores dediquen años a especializarse y muchas horas de trabajo (pagadas por todos los peruanos) para que al final todo su esfuerzo caiga en saco roto por una mala gestión sancionadora del Estado.

Siendo esto así, sí es posible que Villarán no haya sido amonestada, pero la ausencia de sanción puede responder a la ineficacia del aparato estatal. Esta candidata sólo se limitó decir que no fue amonestada, pero no pudo desmentir el contenido de los informes de los auditores.

Tras los informes de Expreso, sólo Con Nuestro Perú había informado (ver Salen a luz los escándalos de auditoría a Villarán cuando fue ministra de la Mujer) sobre este escándalo, que ya habíamos anticipado. Hoy Perú.21 informa también:

Cuestionan la gestión de Susana Villarán

Auditoría del Ministerio de la Mujer detectó compras y contrataciones no planificadas por más de S/. 2 millones durante su periodo.

Bajo la lupa. La Auditoría revisó toda la gestión de Villarán al frente de Promudeh. (USI)

Por Patricia Quispe

Apenas ocho meses se desempeñó como titular del entonces Ministerio de Promoción de la Mujer y Desarrollo Humano (Promudeh), hoy Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social. Dicho tiempo, entre el 22 de noviembre de 2000 y el 28 de julio de 2001, sin embargo, fue más que suficiente para que la gestión de la hoy candidata a la Alcaldía de Lima por Fuerza Social, Susana Villarán, fuera objeto de una serie de observaciones por parte de la Oficina de Auditoría de ese portafolio.

El documento, al que tuvo acceso Perú.21, tiene el carácter de confidencial y deja al desnudo la absoluta deficiencia del manejo administrativo del Promudeh en la gestión Villarán, con la contratación irregular de consultorías especializadas, adjudicaciones directas de bienes y servicios no programadas y compra de pasajes aéreos nacionales e internacionales sin criterio técnico, todo lo cual ocasionó egresos por encima de los S/. 2 millones.

SIN CONTROL. El examen especial a la Oficina de Logística del Promudeh, suscrito por el entonces jefe de la Oficina General de Auditoría, Daniel Anchante, abarca toda la gestión de Villarán durante el gobierno de Valentín Paniagua, y contempla un auscultamiento de los sistemas de adquisiciones, servicios, transportes, almacén, control patrimonial y seguros aplicados en la cartera en cuestión, lo que ha permitido establecer que entre enero y junio de 2001 se llevaron a cabo adjudicaciones directas, con y sin publicación, de servicios no programados, por un monto superior al S/.1’883,652.

Solo en las adjudicaciones directas sin publicación, se advierte que se contrató a profesionales para prestar el servicio de supervisión, asesoría legal, prensa o apoyo en logística por cifras que fluctuaron entre los S/.12,000 y los S/.30,780 por períodos no especificados. Asimismo, se da cuenta de la contratación de servicios de alojamiento para 60 personas (no se precisa con qué motivo) por S/.20,406 y del alquiler de hoteles y locales para capacitación por S/.13,000, entre otros.

De acuerdo al informe de auditoría, estos hechos se originaron por “deficiencias administrativas y del sistema de control interno de la Oficina de Logística, y por la carencia de supervisión de la Oficina General de Administración de Recursos”, y constituyeron una vulneración de la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado por lo que se establece que hubo responsabilidad administrativa en los funcionarios encargados.

FALTA DE PLANIFICACIÓN. Eso no es todo. En el rubro de adjudicaciones directas con publicación encontramos que hubo gastos no planificados por servicio de mensajería local y nacional por S/.90 mil; a los que hay que añadir más de un millón de soles por concepto de estudios sobre el retorno de comunidades desplazadas por la violencia política, el sistema de adopciones o las acciones de apoyo alimentario que habrían sido inoportunas, por decir lo menos, si se toma en cuenta que la de Villarán era una administración temporal y solo de transición a la instalación de un nuevo gobierno que sí tenía que fijarse metas institucionales para el quinquenio 2001-2006.

Peor aún resulta conocer que nadie da razón del uso y beneficio que se le dio a los informes finales de las ocho consultorías realizadas. “Por lo tanto se revela que los gastos efectuados por los servicios de consultoría no han sido provechosos para la institución, por no comprobarse la utilidad de los informes finales”, precisa la auditoría.

Cabe agregar que si bien en este caso se exime de responsabilidad a la entonces ministra Susana Villarán, no ocurre lo mismo con sus funcionarios de confianza: Carlos Castillo Sánchez, Yolanda Vera Huanqui y Fernando Saldarriaga en quienes sí se determinó responsabilidad administrativa.

Otro tema que amerita nuestra atención es el otorgamiento de la buena pro para la contratación del servicio de adquisición de pasajes aéreos nacionales e internacionales que, según refiere el informe, se hizo sin criterio técnico, “habiéndose encontrado facturas por servicios que corresponden en su mayoría a tarifas y rutas distintas a las adjudicadas siendo imposible para la administración determinar la razonabilidad de los precios”.

Pese a todos estos hechos, la aspirante a la Alcaldía de Lima exhibe su paso por el Promudeh como una de sus principales cartas de presentación en cuanto a experiencia de gestión.

RESPUESTA. Perú.21 buscó la versión de Villarán, quien delegó el descargo a Carlos Castillo Sánchez, ex secretario general del Promudeh, quien precisó que ninguno de los funcionarios responsabilizados por este informe fue sancionado, ya que la Contraloría, en un estudio posterior, concluyó que no habían cometido irregularidades.

Señaló también que, aunque el informe de auditoría sostiene que los estudios realizados fueron inoportunos (porque su gestión iba a ser muy corta), ellos decidieron realizarlos para dejar una hoja de ruta al gobierno entrante.

La DESASTROSA gestión de Susana Villarán como ministra de la Mujer en el 2001


La gestión de Susana Villarán, ahora candidata a la Alcaldía de Lima por Fuerza Social, como ministra de la Mujer en el 2001 fue objeto de una serie de observaciones por parte de la Oficina de Auditoría de ese portafolio.

El documento, al que tuvo acceso el diario ‘Perú.21’, tiene el carácter de confidencial y deja al desnudo la absoluta deficiencia del manejo administrativo del Promudeh en la gestión Villarán, con la contratación irregular de consultorías especializadas, adjudicaciones directas de bienes y servicios no programadas y compra de pasajes aéreos nacionales e internacionales sin criterio técnico, todo lo cual ocasionó egresos por encima de los S/. 2 millones.

El examen especial a la Oficina de Logística del Promudeh, suscrito por el entonces jefe de la Oficina General de Auditoría, Daniel Anchante, abarca toda la gestión de Villarán durante el gobierno de Valentín Paniagua, y contempla un auscultamiento de los sistemas de adquisiciones, servicios, transportes, almacén, control patrimonial y seguros aplicados en la cartera en cuestión, lo que ha permitido establecer que entre enero y junio de 2001 se llevaron a cabo adjudicaciones directas, con y sin publicación, de servicios no programados, por un monto superior al S/.1’883,652.

Solo en las adjudicaciones directas sin publicación, se advierte que se contrató a profesionales para prestar el servicio de supervisión, asesoría legal, prensa o apoyo en logística por cifras que fluctuaron entre los S/.12,000 y los S/.30,780 por períodos no especificados. Asimismo, se da cuenta de la contratación de servicios de alojamiento para 60 personas (no se precisa con qué motivo) por S/.20,406 y del alquiler de hoteles y locales para capacitación por S/.13,000, entre otros.

De acuerdo al informe de auditoría, estos hechos se originaron por “deficiencias administrativas y del sistema de control interno de la Oficina de Logística, y por la carencia de supervisión de la Oficina General de Administración de Recursos”, y constituyeron una vulneración de la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado por lo que se establece que hubo responsabilidad administrativa en los funcionarios encargados.

Falta de planificación

En el rubro de adjudicaciones directas con publicación encontramos que hubo gastos no planificados por servicio de mensajería local y nacional por S/.90 mil; a los que hay que añadir más de un millón de soles por concepto de estudios sobre el retorno de comunidades desplazadas por la violencia política, el sistema de adopciones o las acciones de apoyo alimentario que habrían sido inoportunas, por decir lo menos, si se toma en cuenta que la de Villarán era una administración temporal y solo de transición a la instalación de un nuevo gobierno que sí tenía que fijarse metas institucionales para el quinquenio 2001-2006.

Peor aún resulta conocer que nadie da razón del uso y beneficio que se le dio a los informes finales de las ocho consultorías realizadas.

“Por lo tanto se revela que los gastos efectuados por los servicios de consultoría no han sido provechosos para la institución, por no comprobarse la utilidad de los informes finales”, precisa la auditoría.

Cabe agregar que si bien en este caso se exime de responsabilidad a la entonces ministra Susana Villarán, no ocurre lo mismo con sus funcionarios de confianza: Carlos Castillo Sánchez, Yolanda Vera Huanqui y Fernando Saldarriaga en quienes sí se determinó responsabilidad administrativa.

Otro tema que amerita nuestra atención es el otorgamiento de la buena pro para la contratación del servicio de adquisición de pasajes aéreos nacionales e internacionales que, según refiere el informe, se hizo sin criterio técnico, “habiéndose encontrado facturas por servicios que corresponden en su mayoría a tarifas y rutas distintas a las adjudicadas siendo imposible para la administración determinar la razonabilidad de los precios”.

Pese a todos estos hechos, la aspirante a la Alcaldía de Lima exhibe su paso por el Promudeh como una de sus principales cartas de presentación en cuanto a experiencia de gestión.