lunes, 23 de agosto de 2010

El Huáscar, temas esenciales y los pies en la tierra


por Herbert Mujica Rojas


¿Hay alguna parentela entre lo dicho por el ministro de Defensa chileno, Jaime Ravinet, sobre la “devolución” del monitor Huáscar y la no tan subitánea y también distractiva campaña para que Perú firme la Convención del Mar en pleno juicio planteado por nuestro país a Chile por la inexistente delimitación marítima? Son pocos los días entre una afirmación y la otra y ninguna de las dos constituye tema esencial de la agenda presente entrambas naciones.

El monitor Huáscar fue el navío glorioso y combatiente sólo cuando tuvo al marino Miguel Grau en su comando. El 8 de octubre de 1879 en Punta Angamos la lógica de más de cinco potentes barcos chilenos destruye, incluyendo a Grau como primera víctima, el quimérico sueño de una victoria que tenía la derrota cantada desde la génesis misma. Luego de la desaparición de Grau, vencido y capturado el Huáscar y refaccionado (no estacionado como mal informa la Agencia Andina), éste vuelve al Perú a bombardar puertos y ciudades de nuestro litoral. Es decir troca en herramienta de la rapiña que comenzó el 5 de abril de ese año aciago.


En 1946 viajó a Chile, en tiempos del gobierno de Gabriel Gonzales Videla, Víctor Raúl Haya de la Torre (y lo hizo acompañado, entre otros por Andrés Townsend Ezcurra y Jorge Idiáquez) y el suceso de su presentación en asambleas obreras fue excepcional. Sólo un punto dejó de tener el acostumbrado retumbe de palmas y ovaciones: cuando Víctor Raúl planteó la devolución del Huáscar. La frialdad con que fue acogida la tesis, en aquel año, sigue siendo una constante en la difícil relación mutua. Y conste que por esos años no había contencioso en La Haya y tampoco existía la Convención del Mar y sí, en cambio, precedentes de invocaciones que Víctor Raúl había escrito desde los años 20 en cartas públicas a los obreros chilenos.

¿Qué hay entre Perú y Chile?: el contencioso que por delimitación marítima se ha planteado ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya y para tal efecto se enriqueció la demanda invocando la Convención del Mar y el ius cogens, derecho común, que pregonan absolutamente lo mismo en cuanto a las líneas equitativas. El sólo hecho de la demanda sin la adhesión peruana a la Convemar, aunque mencionándola para enriquecer la robustez de su estructura, es un mentís a los facinerosos que por años dijeron que era “imprescindible” que Perú se acogiera a tal dispositivo internacional.

Por tanto, el tema esencial radica en la pelea jurídica en La Haya. Y causa verdadera esperanza la noticia que por iniciativa del embajador actual en Bolivia, Manuel Rodríguez Cuadros, comience una campaña pedagógica de instrucción sobre los derechos peruanos en el Pacífico y su campaña urbi et orbi. Macizo envión que reconoce su origen en aportes que vienen desde años atrás. ¡Enhorabuena!

¿Alguien puede enunciar, con detalle puntual, en qué tratativa está el tema de la “devolución” del monitor Huáscar por parte de Chile a Perú? La historia enseña de qué modo y para qué y en qué formas se orienta la política exterior del vecino meridional. ¿Alguien en su sano juicio cree que darían alegremente lo que para ellos constituye “un trofeo de guerra”? No es ocioso reiterar que el monitor Huáscar tuvo en vilo desesperante al Estado chileno, aterrado y provocó polémicas, caída de ministros y fracturas políticas, mientras que paseó su elegante cuanto que mortífero poder de fuego, en soledad pasmosa, en esos casi seis meses que duró su magistral academia de guerra, caballerosidad y heroísmo. Después del 8 de octubre de 1879 apenas si fue parte de la rapiña.

Entonces puédese atisbar lo que en la vida moderna ―y delincuencial según su indiscutible decano y rector vitalicio, Vladimiro Montesinos— se llama psico-social. Distrae Perú sus esfuerzos en un tema emotivo y de reminiscencia como el monitor Huáscar que no está en juego. Otro tanto si sus mediocres lanzan la reiterada y torpe cuanto que altamente inoportuna campaña de adherir Perú a la Convención del Mar como si ésta fuera una piedra filosofal en el litigio ya emprendido con Chile. La falsedad de aquella aserción que predicaba lo imprescindible de adherirnos a la Convemar no necesita mayor demostración. Además, los mismos que decían aquello, un decenio atrás, son los que hoy vuelven a los cantos de sirenas o balones de ensayos con propósitos desconocidos.

¿Quieren los bobos la “bondad” de un país cuya política de Estado siempre está muy atenta a su norte y a la colocación de sus inversiones en el septentrión en tierra feraz y rica en recursos naturales como es Perú? ¿a qué costo?

La imaginación no siempre está lejos de la realidad. ¿Trueque del monitor Huáscar a cambio de perfil bajo, cuasi perdedor o nada reclamador o de entendederas bajo mesa en La Haya? Cancillería no se lleva las palmas, históricamente, en la difícil relación con Chile.

No basta la amistad, inane en temas de Estado, entre el ministro de Defensa del Perú, Rafael Rey y su par de Chile, Jaime Ravinet de copiosos antecedentes antiperuanos al igual que Jaime Insulza, hoy secretario general del ministerio de embajadas OEA, quienes en plena guerra del Cenepa, 1995 y siendo Chile garante del Protocolo de Río de Janeiro de 1942, permitieron que su país vendiera armas al Ecuador. Y ¡ojo! esta denuncia fue hecha por periodistas mapochinos.

Primero y fundamental es el compromiso de respeto a lo que determine La Haya y luego a construir la complementariedad entre Perú y Chile. Alguna vez propuse la edificación de un megahospital en Tacna con capacidad moderna de atender a todo el norte de Chile, desde Tarapacá a Arica y a los que llegan del altiplano boliviano y a medio sur peruano. Entonces se inutiliza la espoleta de la granada guerrera en la zona, desde la voluntad libérrima de vivir con pan y libertad de los pueblos, es decir de abajo a arriba y entonces como contrapartida se puede hablar del monitor Huáscar y cómo las mejores capacidades espirituales y puntuales hacen de la paz su emblema con respetos mutuos y ganas de enriquecer su coexistencia.


Lea www.voltairenet.org/es
hcmujica.blogspot.com
Skype: hmujica

Importancia de la riqueza de los fosfatos de Bayóvar es comparable al gas natural de Camisea

Entre sus gestores se contó primer presidente regional de Piura, vilmente asesinado por el terrorismo

NÉSTOR A. SCAMARONE M. (*)

Después de 90 años el inicio de la etapa productiva de la mina de fosfatos de Bayóvar, en Piura, marca un hito histórico en la marcha pujante del Perú hacia una etapa superior de desarrollo, solamente comparable con la producción del gas natural de Camisea o, en el campo de la infraestructura, con la construcción de la carretera Interoceánica Sur. Los funcionarios que trabajamos más de seis años en este proyecto y al suscrito que le tocó ser su primer fundador y presidente y que nos trae tantos recuerdos, como el apoyo decisivo y visionario del Presidente Alan García Pérez, del ex ministro de Energía y Minas Carlos Carrasco Távara (a quien acompañé en su gestión) y de nuestro impulsor y defensor presidente de la Región Piura, Luis Antonio Paredes Maceda, mi hermano Lucho, a quien el nueve de julio de1992, con mano artera y asesina le dispararon detrás de tan creativo cerebro, saliendo de dictar sus clases en la puerta de la universidad a la que tanto quería, va el recuerdo y el reconocimiento hecho realidad de este proyecto por Vale de Rio Doce.

Este proyecto abre un gran futuro para nuestro país como exportador de roca fosfórica y, posteriormente, de fertilizantes procesados hacia grandes mercados del Brasil y los países asiáticos de la cuenca del Pacífico, sin dejar de priorizar la demanda interna. Proyecto de “VALE” Hay que tener en cuenta que la construcción de la planta de Bayóvar, los almacenes, una carretera de 32 kilómetros y un puerto marítimo demandó al consorcio brasileño- japonés una inversión de 566 millones de dólares, con la proyección de invertir otros 300 millones de dólares en una segunda etapa de ampliación. Se trata de uno de los mayores emporios de fosfatos del planeta como lo reconoció la Academia de Ciencias de Moscú, Rusia”, cuando nos comisionó Alan García para que se hiciese un estudio confirmatorio de reservas y calidad de nuestra “roca fosfórica”, que resultó ser de la más alta calidad y volúmenes, con capacidad de producir un millón de toneladas de roca fosfórica solamente en el primer año. Las obras previas de la mina generaron 1,300 puestos de trabajo directos, mientras que en la etapa de operación se da empleo directo a 300 personas y 250 empleos indirectos. La empresa ha dado prioridad a la contratación de mano de obra local con el concurso de muy pocos técnicos extranjeros.
Además, se han desarrollado obras de ayuda y promoción social en los pueblos de la provincia de Sechura y las correspondientes medidas de protección para controlar el impacto ambiental. La importancia capital que tiene este proyecto para el futuro de nuestra patria justifica plenamente las reflexiones y preocupaciones formuladas por el presidente de la República, Alan García Pérez, cuando hizo un llamado ferviente para que construyamos una nación única, con un desarrollo uniforme y armonioso, y desterremos regionalismos mal entendidos o manipulados, que obstaculizan el progreso de todos los peruanos. Ejemplo nacional Dijo: “La unión nacional, en efecto, no es una mera palabra decorativa. El Perú es uno solo por sus raíces históricas, por su destino común, y esa unidad no solamente debe darse en las ceremonias y discursos patrióticos, sino que debe concretarse en las obras, en los grandes retos y desafíos, en la hora suprema de dar el paso definitivo hacia un futuro de bienestar y justicia de nuestros pueblos”. Por este motivo de fondo, el Jefe del Estado ha puesto a Bayóvar como un ejemplo para todos los peruanos, y en este punto se preguntó qué habría pasado con esta inversión de 566 millones de dólares si el proyecto no hubiera contado con el respaldo de toda la población. Para aquellos que trabajaron tantos años, casi más de 90 años en descubrir y evaluar los yacimientos de los Fosfatos de Bayóvar, se han sentido conmovidos y recompensados con el lanzamiento del “Proyecto Bayóvar” por el Presidente Alan García Pérez en el mismo suelo de una de las riquezas más importantes del planeta.
Para el suscrito, que como he dicho me tocó la suerte de ser el primer presidente y fundador de la Empresa Minera Regional Grau Bayóvar en 1988, sentí un nudo en la garganta de la emoción por la lucha ganada por nuestro Gobierno, después de tantos años de frustraciones para sacar adelante este proyecto. Una vez más el gobierno que lidera Alan García demuestra la entrega por desarrollar nuestro Perú en bien de los más humildes, de aquellos que más lo necesitan como los trabajadores peruanos y piuranos especialmente que desarrollarán Bayóvar. Fue un día histórico para el agro nacional que tendrá uno de los fertilizantes más efectivos del planeta. La empresa Vale do Rio Doce (CVRD) de Brasil, operadora del proyecto invierte inicialmente US$500 millones para sus operaciones, generando empleo para 2 mil trabajadores. Los fosfatos del proyecto Bayóvar, en la región Piura, harán que en pocos años el Perú sea autosuficiente en el abastecimiento de fertilizantes y deje de lado la importación. VALE en acción “Por decenios, los fosfatos de Bayóvar han sido un proyecto acariciado por muchos pero visto lejanamente. Recién ahora se pone en marcha gracias a la inversión tecnológica y económica de una empresa como Vale.” Este proyecto es una realidad gracias a una demostrada capacidad de entendimiento entre la empresa privada y las autoridades regionales y locales y principalmente el pueblo de Sechura. Los yacimientos de fosfatos de Bayóvar están estratégicamente enclavados en la Cuenca del Pacífico, específicamente en la costa norte del Perú en el desierto de Sechura, con reservas potenciales de 10,000 millones de TM de roca fosfórica y con reservas probadas de más de 350/400 millones de TM, calculadas como concentrado de 30.5 por ciento de P2O5. Los volúmenes de reservas son tan inmensos, que después de desarrollar toda nuestra agricultura, los fosfatos se tendrían que exportar y obviamente con valor agregado. Por su cercanía al mar, estos yacimientos tienen un fácil acceso a los países de la Cuenca del Pacífico, donde actualmente la de roca fosfórica supera los 32 millones de TM. Exportación Con relación a la ubicación de Bayóvar la Cuenca del Pacífico carece de fosfatos económicamente exportables y es importadora neta de la roca fosfórica. Brasil pasaría a ser uno de los más grandes importadores de fosfatos para sus tierras ácidas y las facilidades hasta Belén pondrían también a nuestra roca en los países de la cuenca del Atlántico (sería ideal la construcción de carretera de Bayóvar a Saramiriza en una primera etapa, para conectarse luego con un sistema fluvial de transporte hasta Manaos).
En contraposición con su nombre genérico, la roca fosfórica es una arena de grano fino redondeado que contiene pontóxido fosfórico (P2O5), que es un mineral semiduro, brilloso, abrasivo agrupando además a otros de su género como: calcio, flúor, hierro, aluminio, magnesio, potasio, cloro, sodio y uranio en mínimas cantidades. Según las investigaciones probadas a nivel internacional, tanto en laboratorio, como en el campo, el efecto en la agricultura es notable; la papa rinde 400 por ciento más, que en una misma área donde no sea aplicada la roca fosfórica; trigo 300 por ciento más; maíz 200 por ciento más; en pastos en zonas selváticas 800 por ciento más. Es de suma importancia remarcar que la roca fosfórica puede ser utilizada directamente como fertilizante en suelos ácidos, por aplicación directa simple como lo hace Nueva Zelanda con nuestra roca humedecida o darle valor agregado transformándolo en superfosfato triple u otros fertilizantes fosfatados. Bien por nuestra agricultura y bien por los ingresos que pueden generar estas inmensas reservas, una de las más grandes del planeta. (*) Ex presidente y fundador de la ex Empresa Minera Regional Grau Bayóvar.

Nuestra tarea cívica por Aldo Mariategui


LIMA | Esa afirmación de Susana "Patria Roja" Villarán en el reciente debate de que va a generar 100 mil empleos por sus acciones ediles me pareció un descomunal insulto a la inteligencia... Bueno, y eso que ella no mencionó otros puntos aún más cojudos que figuran en su plataforma y que nos hubieran provocado un ataque de risa más "stone" que el troncho que se fumó con Mirko, como esa astracanada de proponer crear un impuesto inmobiliario (¿distinto al predial que ya se paga?) y otro a la "seguridad" financiado por las empresas (¡más cargas fiscales para agobiarnos! ¿Y acaso desconoce que los municipios no pueden crear impuestos?), o eso de que la municipalidad le va a prestar S/.3 mil a cada MYPE sin garantías (¿acaso la comuna es un banco estatal de fomento al que le sobra la plata para regalarla? ¿Otro Banco Agrario?) o que va a fomentar la "agricultura urbana" (¿vamos a volver a los tiempos de las bisabuelas con patos y gallinas en los techos?) o que la "primera prioridad" para solucionar el tráfico son las ciclovías (a ver que se venga ella cada mañana a trabajar pedaleando desde Ancón, Chosica o Lurín) o que va a cambiar el "Vaso de Leche" por bonos alimentarios (para que muchos irresponsables los malbarateen y adquieran trago u otras cosas) y varios disparates más de tan grueso calibre.

Es que un voto pensante no puede orientarse a darle una responsabilidad tan seria y de tantas consecuencias a una señora sólo porque te parece una "tía honrada y bacán, una opción de izquierda moderada, una socialdemócrata europea". Por Dios, no hay que ser tan simplón e inocentón (por eso me extraña tanto el artículo de ayer de mi amigo Pedro Salinas a su favor). No sólo son las tremendas limitaciones que saltan a la vista las que adornan a esta entusiasta y marxista señora (sin mayor CV para asumir ese cargo. Lo único medianamente interesante que muestra en su vida es haber sido una fugaz ministra de la Mujer por caridad de Paniagua) o los dislates de su programa antes mencionados. Hay elementos más de fondo.

Votar por Susana Villarán es meter a un grupo superextremista de comunistas ortodoxos a la municipalidad, como lo es Patria Roja, con un aparato y una logística que aplanan a los cuatro gatos caviares que rodean a esta dama. Esa irresponsabilidad significaría apoyar que Nilver López y el SUTEP ingresen a mandar en Lima. Votar por Susana Villarán es darle fuerza a los aliados antimineros del cura Arana y así dañar nuestra principal fuente de riquezas que sustenta la mitad del presupuesto nacional y que significa que tengamos -por primera vez en décadas- disponibles un montón de dólares y con el lindo problema de que están baratos. Es ayudar a matar a la gallina de los huevos de oro.

Votar por Susana Villarán es meter a toda su collera de las ONG rojas y caviares a la municipalidad para que la sangren con sus inútiles y múltiples "consultorías" y capturen el aparato administrativo. Y no me vengan con el sonsonete de que Barrantes fue "un gran alcalde de Lima". ¿Por qué entonces no lo reeligieron? ¿Qué obra tangible dejó? Y lo del "Vaso de Leche" fue virtualmente cambiarle de nombre un poco a programas asistenciales que ya existían con el belaundismo y que extendió eficazmente su sucesor Del Castillo. Exaltar esa "gran gestión" no es más que producto del eficaz marketing político/histórico que siempre aplica nuestra izquierda. Votar por Villarán es resucitar a un agonizante rojerío retrógrado camuflado bajo una piel de oveja de "tía bacán". ¡No seamos boludos! Como su voto ahora está increíblemente concentrado en A/B, invoco a los pensantes y responsables de esos sectores que estén leyendo estas líneas que cual diligentes hormigas detecten a los ilusos y malinformados (chiquillos por lo general) que estén manifestando malbaratear su voto así y los saquen de su actual estupor estupidizante con estas y más razones.

Ésa es una tarea cívica mínima de todos los que saben cuánto ha dañado la izquierda a nuestro país en todas sus nocivas variantes (Velasco, Sinamos, Sendero Luminoso, MRTA, CGTP, CVR, SUTEP, IU, etc.). ¡Manos a la obra!

Fuente : Editorial del Diario Correo

Unidad Nacional: Tacha a candidatura de Kouri era previsible por su improvisación

El congresista de Unidad Nacional (UN) Juan Carlos Eguren consideró hoy que la decisión del Jurado Nacional de Elecciones respecto a excluir a Alex Kouri de la contienda electoral municipal “era previsible”, por su improvisación y por no cumplir los requisitos para postular a la alcaldía de Lima.

“Resultaba previsible, porque los argumentos de la tacha en su contra eran sólidos. Además, se trataba de una candidatura que nació mal y con mucha improvisación.”

Sin embargo, Eguren comentó que al Partido Popular Cristiano (PPC) y a Unidad Nacional les hubiera gustado competir y ganarle al candidato de Cambio Radical en las ánforas el 3 de octubre.

“Kouri era un buen candidato y hubiese preferido ganarle en la cancha. Lamentablemente así es la ley y hay que respetarla.”

El vicepresidente del PPC manifestó que el Jurado Nacional de Elecciones actuó con corrección en este caso, y resaltó que su decisión no hace más que fortalecer la imagen de las instituciones del Estado.

“En realidad, las cosas tampoco cambian mucho porque Ivonne Frayssinet entra a tallar ahora”, afirmó.