viernes, 30 de julio de 2010

Deudas con las Fuerzas Armadas no han sido cumplidas por el gobierno de García


No se les ha proveído de la capacidad disuasiva para cuidar desarrollo nacional

Hugo Ramírez Canaval Contraalmirante (r)

Llegamos a un nuevo aniversario de la Independencia Nacional, un nuevo Día de la Patria, ésta que tanto amamos, y sucede que a los peruanos que elegimos para administrar el Estado los vemos “como que no tienen” casi ningún logro que ofrecerle en calidad de presente en esta grandiosa fecha. Creo que estamos en fecha adecuada para señalar algunas deudas.
En la sociedad, muchos de nuestros hermanos están recibiendo “agua para todos”, “luz para todos”, carreteras y ambiente para convertirnos en empresarios, todo lo cual está muy bien y demuestra la situación de desarrollo y crecimiento que hemos alcanzado y que es envidiable, pero nadie en el gobierno –excepto el señor Ministro de Defensa- se preocupa por proveer la seguridad que requiere la Patria para ese gran desarrollo.
El propietario que tiene una gran casa y decide ampliarla y mejorarla, tiene por fuerza, que mejorar las condiciones del cerco y ponerle alarmas, para evitar que los ladrones que están merodeando se metan y le roben. Es penoso decirlo, pero todos los peruanos somos conscientes de que no estamos en capacidad de disuadir las ambiciones belicosas de nuestros vecinos del sur, y lo peor es que vemos que además de todo lo que han comprado como para hacerle la guerra a Brasil, Argentina y Perú al mismo tiempo, siguen comprando. Lo que sí es cierto, es que no tienen el componente humano: ¡no tienen hombres! También es cierto que siguen comprando de lo más caro y moderno, porque cada nueva oleada de halcones debe recibir sus “coimisiones”. Lo que está mal, es que ahora que ya no necesitan comprar más, quieren reactualizar esas inútiles reuniones de los 2+2 para “homologar” los gastos en compras militares (por si acaso el Perú se decida a gastar) ¡Qué tal cuajo! Por su parte, el Presidente de la República –él directamente- está en deuda con la Patria. No sabemos qué espera para ordenar que sus ministros gasten lo que sea necesario para garantizar una capacidad de disuasión. Van ya 4 años desperdiciados. Tenemos más de 36 mil millones de dólares en reservas internacionales; que ordene prestar 3 mil millones con cargo al fondo de defensa, para asegurar que los 54 mil millones de soles de inversión –hasta ahora, y seguros que aumentará- en obras e infraestructura, tengan algo de la que debería ser correlativa inversión en la defensa… Al Presidente de 1879 se le recuerda porque ante los requerimientos de Grau y los marinos para la compra de buques que pudieran enfrentar a los acorazados chilenos, decía: “Mi compadre Pinto (por el presidente de Chile) no me va a hacer la guerra.”. Estimado lector, le propongo ubicarse en 1979 para recordar y contarle a los más jóvenes cómo fue que el matón de Pinochet se quedó “calladito” cuando el gobierno peruano expulsó, ¡EXPULSÓ! al embajador chileno. ¡Es que en esa época teníamos capacidad disuasiva! Por eso exigimos ahora que el Perú tenga la capacidad de hacerse respetar, lo que no está sucediendo… Sin embargo, debo señalar el hecho de que esos afanes armamentistas de los halcones chilenos, sí que son un homenaje a nuestra Patria, porque se está resaltando su eterno complejo de inferioridad que ellos convierten en odio frente a la calidad superior de los peruanos, y es la que cuando los halcones preparan la agresión, el roto les sale a flor de piel y nos muestran el miedo que le tienen –hombre a hombre- a los peruanos. Por eso es que buscan desesperadamente asegurar una superioridad en material en la proporción 10 a 1, así como la ayuda de Ecuador y si es posible la de Bolivia, antes de embarcarse en la aventura que hace 20 años preparan para invadir el Perú. Los que están en la primera fila son “los militares” y hay que respetarlos. El Presidente está en deuda con ellos. Dijo que les devolvería el respeto y sus ofensas no terminan. En el Día de la Fuerza Aérea Peruana (FAP) no fue a la ceremonia tradicional, pero sí se fue al otro extremo a “poner la primera piedra” en obras de Collique, en terrenos de propiedad de los peruanos –no del Estado- que tenía a su cargo la Fuerza Aérea del Perú. Entre las deudas de otros políticos, está la del Ministro de Educación, que tal vez por estar dedicado a la superación de los profesores –lo cual está muy bien- no ha reparado en que los niños siguen cantando “largo tiempo…”. Sucede que a raíz de que el Ministro de Defensa ordenó en Setiembre del año pasado que en su sector se cantaría la sexta estrofa, los periodistas preguntaron a uno de los viceministros de Educación ¿cuándo ordenaría lo mismo el sector Educación? Por muy buena que resulte la reforma en educación, qué va a ganar esta Patria amada, si los peruanos seguiremos creciendo “humillados”. Los viceministros de Educación tienen otra deuda: han estado apoyando esa antipatriótica cantaleta de los caviares, de “desmilitarizar la Patria” con el complemento de que hay que desmilitarizar los desfiles escolares con pasacalles, que son también patrimonio, pero tienen otros lugares y fechas que deberían presentar los colegios en homenaje a la Patria.

Voley: II Copa Presidente de La República – Perú vs Brasil [¡EN VIVO - EN DIRECTO!]

Hora del partido: